Colectivo especializado alivia dolencias a santacruceños

Santa Cruz del Sur, 28 ago .- Esos persistentes dolores que no encuentran alivio con las atenciones domésticas son los responsables de colocarle barricadas a la risa y hacer prevalecer las muecas, reflejo de las incomodidades corporales, las que al final encuentran solución en el Área de Rehabilitación de Santa Cruz del Sur, donde los especialistas se encargan de atender las disímiles discapacidades.

Durante la consulta con los Médicos de la Familia se les garantiza la remisión oportuna. Luego en la institución de la Salud Pública antes mencionado, un doctor indica el tratamiento a recibir.

“Ya puedo abrir y cerrar la mano izquierda. Llevo 45 días en un proceso integral; el alivio es considerable. Tuve una fractura en el brazo izquierdo… quedé afectada, pero ya estoy mejor. El magnífico trato que hay aquí cura”, exteriorizó Irma Maldonado Cabeza, vecina del poblado Haití.

La caída desde su bicicleta le lastimó el hombro derecho a Arianni Fonseca Martínez. ¡Oiga!, no podía dormir. La magnetoterapia, corriente y los ejercicios me han hecho casi desaparecer el embarazoso sufrimiento. Muchas felicitaciones merece este colectivo”, refirió risueño.

Hilda González González considera que los elogios de los pacientes es la respuesta positiva de las evoluciones. “Es el fruto de nuestro trabajo. Cumplir el objetivo es el encargo social. Cuando vemos el efecto bienhechor en ellos nos vamos satisfechos para la casa. Eliminar o reducir los malestares en cualquier persona significa regocijo de ambas partes”, nos comentó esta licenciada en terapia física y rehabilitación.

Hay un calor casi insoportable, sin embargo la blancura de la bata del galeno se mantiene inmaculada. Mucho sabe el doctor Bienvenido González Prado sobre rehabilitación fisioterapéutica.

“Vamos siempre por fases en dependencia de la evolución individual de cada persona. Nadie se recupera de igual manera. Comenzamos de lo simple a lo profundo y al final decidimos o no dar el alta. La rehabilitación total es el fin al que estamos convocados”.

Lo primero es preparar la zona donde se va a ejecutar el procedimiento. “La llamamos fase de calentamiento, destinada a disímiles enfermedades casi todas algias (dolores). Para eso se destina el infrarrojo. En cuanto a las corrientes hay de varios tipos. “Si es algo superficial se utiliza la diadinámica y cuando la molestia es profunda nos valemos de la interferencial”.

Considera muy eficiente la magnetoterapia. “Es el empleo de la corriente eléctrica a gran voltaje, produciéndose un campo electromagnético. No molesta. Se logra consolidar fracturas, también fortalece los ligamentos”.

Ondas continuas o pulsátiles de corriente salen del ultrasonido. De existir hematomas endurecidos y espolones, tan sólo a modo de ejemplos, se disuelven cumpliendo lo determinado. El láser es otro dispositivo destinado a producir fotones.”La luz aguda consigue reducir las molestias en los espolones calcáneos, neuralgia del trigémino, artitris reumática, carpiano de tortícolis, entre otras”, resumió González Prado, especializado en Fisiatría.

Entre 45 y 50 pacientes asisten de lunes a sábado al Área de Rehabilitación de la localidad a recibir los servicios con infrarrojo y electroterapia. Hay confianza en esos profesionales henchidos de fortaleza humana. Poco a poco son capaces de aliviarle los padecimientos a todos los que acuden para ser favorecidos. Percibir en esas personas la sonrisa del bienestar trae consigo el elogio oportuno; fomenta, además el mérito de los especialistas.