Caza ilegal, primera causa de incendios en Ciénaga de Zapata

Ciénaga de Zapata, 28 may. -La caza y la pesca furtivas además de chispas emitidas por la maquinaria agrícola fueron, en lo que va de año, principales causas de los 26 incendios que afectaron 870 hectáreas en el mayor y mejor conservado humedal del Caribe insular.

El Teniente Coronel Azel Castro Rojas, Jefe del Cuerpo de Guardabosques en la provincia de Matanzas, reveló que la propagación de los siniestros fue favorecida por la escasa lluvia, la acumulación de material combustible en los bosques y los insuficientes cortafuegos para enfrentar el período crítico.
    
Según Castro Rojas, las llamas provocadas por cazadores ilegales en su persecución de especies protegidas como jicoteas, cocodrilos, venados y cotorras, suelen salirse de control y dañar todo el ecosistema, pues afectan la calidad del suelo, el agua y el aire.
   
Explicó que dadas las características del terreno formado por roca caliza y acumulaciones de turba durante un incendio no solo arde la vegetación, sino también el propio suelo, lo cual provoca en las áreas quemadas efectos duraderos.
   
Incluso las cenizas arrastradas hacia el mar pueden dañar una importante línea de corales en el humedal muy afectado en su porción este  por efectos de la prolongada sequía, como expresión del calentamiento global provocado por el llamado cambio climático, significó el oficial.
   
Rubén Sánchez, técnico en manejo del fuego, comentó a la AIN que en especial resultó intenso un siniestro ocurrido en el kilómetro 156 al norte de la Autopista Nacional, el cual abarcó más de 200 hectáreas de plantaciones artificiales, y requirió de varias horas para extinguirlo.
   
Según el experto, tres brigadas especializadas constituyen una fuerza decisiva para el primer enfrentamiento a las llamas, pues están equipadas con medios de protección y rastreadores climáticos de bolsillo útiles para registrar variables como velocidad del viento y humedad relativa.
   
Habitantes de 28 comunidades humanas comparten espacio con una flora y fauna de alta biodiversidad y endemismo en las 738 mil 482 hectáreas que abarca la Ciénaga de Zapata, importante Reserva de la Biosfera y Sitio RAMSAR.(AIN)