Josefa Bracero Torres: una camagüeyana fiel a sus raíces (+ Audio)

Un cubano de quince años fue mambí, murió veterano de guerra. No sé su nombre, tampoco puedo decirle cómo era; sin embargo, les mostraré su legado: Josefa Bracero Torres, una camagüeyana osada es su nieta.

La Licenciada en Periodismo comenzó su vida artística en la ciudad agramontina, el mismo lugar donde se desempeñó como locutora en la emisora Radio Cadena Agramonte. En  el I Congreso del Partido Comunista de Cuba, se escuchó su voz.

“Lo recuerdo como si fuera hoy. Se desarrolló del 17 al 22 de diciembre de 1975, fue tremenda emoción para mí”, relata esta mujer hija de de obreros agrícolas y nieta de un cubano de manigua.

Asimismo, habla de su otro abuelo -quien con nueve años de edad- conoció a Máximo Gómez. Cuenta Josefa que las pocas grabaciones que guarda describen al dominicano como el hombre que conocemos por los libros y medios de comunicación.

Fiel a la historia familiar, ella también es parte de los acontecimientos significativos de la nación. Es evidente en sus palabras el sentimiento que le inunda cuando narra las vivencias de aquella cita revolucionaria que califica como súper histórica.

“Nuestra delegación, además de estar integrada por muchas personalidades destacadas de Camagüey y Ciego de Ávila, tuvo también representantes como el Poeta Nacional Nicolás Guillén, Juan Marinello, Jorge Enrique Mendoza, Sergio del Valle…en fin, una cantidad de compañeros valiosísimos del principal nivel de dirección del país”.

Este congreso culminó el 22 de diciembre a las nueve y media de la mañana, siempre lo recuerdo, cuando se anunció a Fidel Castro Ruz como Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Esa ovación la tengo grabada, no sé, no he podido olvidarla…, relata la guionista y escritora agramontina a través de la vía telefónica.

Añade que la clausura se realizó en la Plaza de la Revolución José Martí.

“Brilló como nunca antes. Yo he visto muchos desfiles y actos pero no recuerdo uno más grande que ese”.

Josefa Bracero vive actualmente en La Habana. Allí, en la capital de todos los cubanos, recibió una feliz noticia en 1985.

“¿Recuerdos? Sí. Tuve la alegría de ser seleccionada como delegada directa  al III Congreso del PCC, una alegría que me dieron mis compañeros del Instituto Cubano de Radio y Televisión  de seleccionarme junto a Salvador Wood, Sergio Corrieri y a Manuel Ortega…no lo voy a olvidar jamás”.

Ella, Premio Nacional de Radio por la Obra de la vida (2004), criada en el campo, es fiel a sus raíces. Le acompaña la historia y agradece por ello.

“En lo poquito que he podido aportar me considero continuadora, me he sentido útil. Si eso se logra porque lo llevo en la sangre soy fiel al criterio mambí de mi abuelo que no tenía ni quince años cuando se alzó, y murió veterano; también, de mi bisabuelo que siendo español, iba a Camagüey a entregar armas para la causa cubana.

Y sí, tengo que darle muchas gracias a la vida por haber nacido en la época de Fidel, de Vilma, de Raúl, Almeida, de tantos héroes de la Patria y de vivir esos momentos extraordinarios de Cuba”. (fuente: Cadena Agramonte/Por Yusarys Benito Deliano)