Amor, solo tú engendras la maravilla

Amor, solo tú engendras la maravillaEl poeta pide a su amor que le escriba, dicen los versos del célebre bardo español Federico García Lorca. Nosotros, los simples mortales, le pedimos al amor que nos haga el honor de visitarnos, aunque sea una sola vez en la vida.

Quién no quisiera dejarse llevar por su poder invisible y absoluto, capaz de hacer realidad lo inverosímil, revelar misterios, regalar placeres y prolongar la existencia.

Claro está que también nos hace sufrir, llorar, o arrepentirnos, pero el culpable no es el amor, sino las debilidades y los caprichos humanos que lo aniquilan.

Alguien dijo que amar es arriesgarse a que no le quieran, e intentar es arriesgarse a fracasar. Sin embargo, hay que tomar el riesgo, porque hacerlo significa vivir.

¿Cuál es el mejor día para expresar el amor? Todos. Especialmente el 14 de febrero, Día de San Valentín.

Bajo la santa protección de este patrono muchos amantes realizaron sus sueños. Cuenta la leyenda que Valentín era un sacerdote cristiano en una época en que el emperador romano Claudio II había prohibido los matrimonios.

Cierta vez, una pareja acudió a él para que los casara, y él lo hizo en secreto. Pronto otra pareja le pidió ayuda, y otra…, convirtiéndose en el amigo secreto de los enamorados.

Su complicidad llegó a oídos imperiales y lo apresaron. Durante el cautiverio, la hija ciega de Asterius, el carcelero, fue su único consuelo llevándole comida y mensajes.

Después de un año en prisión, fue llevado ante Claudio II, quien lo condenó a muerte. En los últimos días de su vida, Valentín le devolvió la vista a la muchacha, y en la víspera de su ejecución, le escribió una carta de despedida, firmándola "De tu Valentín".

Fue ejecutado en la Vía Flaminia el 14 de febrero del 270, y desde entonces es el santo patrón de los enamorados.

Triste, pero bella historia, nacida del sublime sentimiento que convirtió después esta fecha en jornada de celebración universal para novios, esposos, amantes y amigos.

Porque solo el amor, bien lo dijo el cantor Silvio Rodríguez, engendra la maravilla. (Por Dai Liem Lafá Armenteros, Servicio Especial de la AIN)