Familia cañera santacruceña con plena conciencia de su dulce labor

Familia cañera santacruceña con plena conciencia de su dulce laborDe excepcional se puede evaluar la actitud de los hombres y mujeres integrados a la contienda de la sacarosa en Santa Cruz del Sur, donde el ordenamiento en cada una de las tareas es de comprensión colectiva, colocando cada uno sus potencialidades para materializar el crecimiento de la economía nacional en el actual 2015 como lo ha pedido la máxima dirección del país.

Diez hectáreas de la anterior zafra han sido quemadas debido a la alta densidad en paja, lo que impedía a las máquinas realizar los cortes convenidos. La faena avanza sobre el deber protagónico para conservar el encadenamiento productivo hasta el central Batalla de las Guásimas, en el municipio Vertientes.

Abundante es el tizne en esa área de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Ocujal, sin descontar el negro polvo, que se eleva indetenible al espacio. Nada ni nadie se detienen, todo y todos andan en precisa afinidad.

“La UBPC, al tener una sola combinada KTP2M, solicitó servicio a la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Julio Antonio Mella, y nos facilitaron dos máquinas. Hemos logrado sacar del campo más de tres mil 500 toneladas. Somos por naturaleza fuertes en el trabajo, así que el plan fijado irá a la industria sin falta”, sostiene Modesto Olazábal, jefe del pelotón

Se han criado como hermanos en la comunidad rural Flor de Mayo, donde residen y laboran. “No nos podemos dar la espalda. Esta técnica es de la Revolución, hacia ella nos debemos”, manifiesta Alfredo García Gómez, jefe de pelotón en la Mella, quien agregó. “La unidad en estos colectivos es inquebrantable. Somos uno solo: esa es la esencia”.

La tenacidad es una de las virtudes de los operadores sobre las combinadas. En ciento de miles, puede catalogarse, han sido sus glorias productivas. No hay en ellos vanidad, sino sencillez en duro bregar contra las dificultades.

“Este hollín no convierte en angustiosa la labor… nos protegemos. El movimiento permanece a costa de lo que sea, se lo dice este cubano que está acometiendo la zafra número 27, y cumple la norma diaria comprometida: 85 toneladas”, asevera Luis Manuel Fuente Hernández, operador en la señalada CPA.

José García Gómez, nos saluda desde la KTP… Un estrechón de manos nos ofrece, mientras se dispone el integrante de la Ocujal, a proseguir la inviolable jornada.

“A esta combinada, nos revela casi en la arrancada este afanoso obrero, la nombré Julia. Le pido pique bastante caña, y yo me ocupo de su mantenimiento. Ustedes no lo creerán pero el acuerdo ha dado un resultado formidable”, dibuja el regocijo en el rostro, y parte a darle duro al empeño.

Tras tomar el sendero del retorno, nos detuvimos breves minutos en ineludible razonamiento con Emirto Figueroa Parra, responsable de los controles en cuanto a pérdida de cosecha. “No tenemos problemas hasta el momento, cada operador regula el corte en las cuchillas… bien bajito y los espirales los bajan a los niveles determinados, recogiéndose la caña trozo por trozo. La familia cañera tiene plena conciencia…” (Raúl Reyes Rodríguez/ Radio Santa Cruz)