Atletismo cubano iguala récord de 18 oros

Guadalajara, 29 oct. – Un cierre de Willian Collazo en el relevo 4×400 selló las siete doradas de Cuba en el cierre de la última jornada el atletismo panamericano, en esta ciudad mexicana.

De esa forma, los cubanos igualaron las 18 coronas conquistadas por una delegación de la isla caribeña del campo y pista en los Juegos Panamericanos de La Habana 91 y Mar del Plata 95.
   
El primer cetro lo aportó Dayron Robles en los 110 con vallas, quien implantó uno de los cuatro récords que llevó la firma cubana este viernes, con tiempo de 13.12 segundos, mientras su coterráneo Orlando Ortega firmó el bronce con 13.30.
   
"Buscamos el uno-dos, pero no contábamos con la resistencia del colombiano", apuntó el campeón olímpico y doble monarca de estas justas.
   
La segunda dorada con plusmarca continental incluida la sumó la discóbola Yarelis Barrios, con un primer disparo de 66,40 metros, válido para destronar los 65,58 de Maritza Martén en la justa de Indianápolis 1987.
   
"Este envío lo salí a buscar y estuve convencida de que podía lograrlo en estos Juegos porque hice una preparación muy buena", aclaró la subcampeona olímpica, quien repitió su actuación de río de Janeiro 2007.
   
Andy González corrió su mejor carrera de 800 metros en la actual temporada (1:45.58) y se llevó un importante oro, pues desplazó al segundo lugar al brasileño Kleberson Davide (1:45.75), mientras que otro cubano, Raidel Acea, se agenciaba un bronce inesperado con 1:46.23.
 
Casi al mismo tiempo, el subcampeón del orbe del salto con pértiga, Lázaro Borges, se robó el show de todo el estadio Telmex, con una competencia en la que se quedó solo saltando sobre 5,70 y tras dos fallas sobre 5,76 metros cruzó la varilla con una nueva primacía continental, la cual elevó después hasta 5,80.
    
La escena quedó lista entonces para que el  doble medallista del planeta en el lanzamiento de jabalina, Guillermo Martínez, estampara la sexta mejor marca mundial de su evento este año con 87.20 metros, nueva cota también para América.
   
"Con esto hubiera ganado el campeonato mundial de Daegú, pero no salió allá, sino aquí y me alegra, pues se lo dedico a mi hija, a mi Comandante, a mi pueblo y a mi entrenador Isbel Luaces", dijo el camagüeyano.
   
Como colofón de la actuación cubana en el atletismo panamericano, las postas largas femenina y masculina no creyeron en rivales y se impusieron en sendas finales con tiempos de 3:28.09 y 2:59.43, respectivamente.    
    
"Cumplimos con lo que traíamos y era una cuestión de honor no perder esta prueba, que representaba igualar las 18 oros de 1991 y 1995", comentó Omar Cisneros, uno de los integrantes de la cuarteta ganadora, con lo cual alcanzó su segunda corona en esta justa panamericana.(AIN)