Estudiante santacruceña se entrega por completo a la carrera escogida


Santa Cruz del Sur, 22 feb .- Nada hace en el mundo quien no ama ni se siente amado, así piensa la estudiante de magisterio Mercy del Risco Márquez. “Fui una niña querida y mimada por mis padres, que no se sobrepasaron en malcriadeces, los he reciprocado con respeto y cariño, así ha sido, también, el comportamiento mantenido con cada uno de mis educadores”.

Transita por los meses finales del cuarto año de la carrera en la escuela pedagógica “Nicolás Guillén Batista”, de Camagüey. “Ha sido una experiencia maravillosa en esta etapa de la vida; decidí vigorizar la vocación entrando por completo al mundo de la profesión a la cual voy a dedicarme en breve”.

Antes de iniciar la primera práctica docente, pensó, le resultaría difícil adaptarse a la enseñanza especial. “Ya estoy en el tercero y último adiestramiento concertado en el programa docente de la pedagógica… ¿le revelo algo…? Sí, soy muy feliz, quisiera ver la cara risueña de papá, si estuviera vivo. No lo voy a defraudar a él ni a mami, tampoco a los alumnos que tendré el deber de educar y querer”.

Todavía conserva la joven aquellos rasgos de la niñez en el lozano rostro; por momentos queda abstraída, tal vez atrayendo apacibles evocaciones. Ya le sonríe al futuro venidero el que espera será mejor. “Siento infinita complacencia porque seré maestra, aunque los niños, todavía sin serlo, me llaman así, dándome un besito”.

Caracterizaciones de infantes con Retraso Mental (RM) y Retardo en el Desarrollo Psíquico (RDM), así como de grupos o de algún educando en específico, han sido algunas de las tareas ejecutadas por ella.

La agradable voz de la del Risco, su carácter tan afable, la favorecen ante los escolares de octavo grado con RM. Rolando González Sánchez, afirma, que todos quieren a las dos maestras del tamaño del aula: “¡Grande, grande!”

Diana Viñales Pie es recién graduada, se encuentra a cargo de ese grupo compuesto de cinco infantes (3 de ellos hembras), desde el comienzo del actual curso lectivo.

“Tengo el beneplácito de ayudar a Mercy como ya lo hicieron conmigo durante mis prácticas docentes. El objetivo es incrementar en ellas habilidades, en fin, ejercitándola en importantes cuestiones que se requieran en este quehacer”, manifestó.

Del Risco Márquez al graduarse trabajará en la escuela primaria “Tania La Guerrillera”, de Santa Cruz del Sur, donde ha podido adquirir básicas destrezas. Antes del mes de junio del actual 2016 dará respuesta a la guía de estudio en la que deberá resolver diferentes temáticas relacionadas a esa pedagogía, a la vez se prepara para el ejercicio de culminación de la carrera: la impartición de una clase.