Continúa actividad sísmica anómala en el oriente cubano

Santiago de Cuba, 25 ene.- Sin reportes de daños humanos o materiales continúa la actividad sísmica anómala al suroriente cubano, tras el sismo perceptible número 32 desde el pasado 17 de enero.

Bladimir Moreno Toirán, director del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (CENAIS), declaró a la ACN que hasta el sábado la actividad sísmica se concentraba en el área de Mar Verde a 40 kilómetros al suroeste de la ciudad de Santiago de Cuba.

Apuntó que los movimientos telúricos se han caracterizado por un gran número de eventos en poco tiempo y terremotos superficiales, varios perceptibles en diferentes localidades de la región.

Sin embargo, el de este domingo se ubica en el área de Baconao, que confirma, dijo, el grado de actividad del sector, pues allí, luego del ocurrido el 10 de enero de 2016 con magnitud 3.2 en la escala de Richter -perceptible en Guantánamo y Santiago de Cuba- solo se habían registrado eventos de poca magnitud.

Este comportamiento del área de Baconao responde a su cercanía a la de Mar Verde, con separación de 60 km, informó.

Es de esperar que con altas y bajas continúe la actividad anómala en la región, mientras permanecen en su comportamiento habitual el resto de las mismas, agregó.

El sector Chivirico-Baconao es de especial atención para los especialistas del CENAIS, teniendo en cuenta su potencial sísmico y la memoria histórica asociada a los temblores de 1766 de magnitud 7.6, de 1852 de 7.3 y de 1932 de 6.7.

Moreno Toirán afirmó que la mejor forma de enfrentar esta situación es estar en calma y alertas, así como comprender y asimilar este fenómeno natural con el que hay que convivir, por lo que sugirió mantenerse informados y cumplir con las indicaciones de la Defensa Civil, como hasta ahora.

El CENAIS monitorea la actividad sísmica del país y también del mundo, donde ocurren diariamente varios con magnitud superior a cinco.

Para ello disponen de tecnología de avanzada con información en tiempo real y los especialistas capacitados para procesarla las 24 horas del día.

A su vez mantienen comunicación con los órganos de la Defensa Civil, que continúan informando al pueblo y adoptan las medidas de reducción de riesgo y vulnerabilidades para la protección de la población y los principales objetivos económicos.