Aspira joven pescador santacruceño a convertirse en patrón

Seguir los pasos de sus familiares enorgullece a Juan Manuel Sosa Aguilera. “No es por costumbre, ni por quedar bien, es porque pescar me llena el cuerpo de energías positivas”, subrayó.

El joven santacruceño, es uno de los tripulantes del bote “El Sordo”, perteneciente a la Pesca Comercial Privada.

La embarcación lleva ese nombre por un tío mío, dueño de la embarcación, que es sordo-mudo. Mi padre es el patrón. Aspiro en un futuro, por ser yo el tripulante más joven, ocupar la responsabilidad que ahora tiene el viejo. Para esa fecha estaré totalmente listo”, declaró.

Las capturas de especies de escama a cordel los tripùlantes del “El Sordo” las entregan a la Empresa Pesquera e Industrial Santa Cruz del Sur (EPISUR) como está convenido, para continuar recibiendo beneficios de esa entidad, que los ayuda a realizar bien la faena.

Cuando salimos a pescar vamos por una semana. Todos esos días tratamos de aprovecharlo al máximo con buen rendimiento, pues los compañeros que nos atienden de EPISUR nos entregan hielo, petróleo, cordel y anzuelos. No podemos quedar mal”, refirió Sosa Aguilera.

Muchos jóvenes de esta localidad, como Juan Manuel Sosa Aguilera, forman parte de las tripulaciones de los botes perteneciente a la Pesca Comercial Privada, integrados a la entidad estatal santacruceña EPISUR. El objetivo de todos es continuar ejecutando con eficiencia la tarea, que en su mayoría quieren realizar de por vida.

(texto y foto: Raúl Reyes Rodríguez)