Centro de Inmunoensayo: Nuevos desarrollos de cara a sus 30 años

Extender por toda Cuba una tecnología nacional para el diagnóstico de enfermedades crónicas no transmisibles, haber estudiado a más de cuatro millones de embarazadas ante posibles malformaciones del cierre del tubo neural y convertir  a nuestra isla en el primer país del mundo que eliminó la transmisión vertical de VIH, son logros cubanos de los que no podría escribirse sin mencionar al Centro de Inmunoensayo.

Cuando se cumplen 30 años de fundado, nuevos desarrollos para beneficio de la salud del pueblo cubano están en la mira de esta institución, con vistas a fortalecer las tecnologías y productos para el pesquisaje de enfermedades a nivel nacional.

Según aseguró a Cubadebate Antonio Melchor Rodríguez, vicedirector de investigaciones de este Centro, entre los resultados más relevantes de la entidad se encuentra la automatización de la tecnología SUMA (Sistema Ultramicroanalítico), evaluada en México con excelentes resultados y en la actualidad probada en Brasil.

La tecnología SUMA semiautomatizada, desarrollada en Cuba para el diagnóstico de enfermedades genéticas y otras afecciones, se encuentra hoy extendida por el sistema nacional de salud pública y actualmente se trabaja en su automatización para los ensayos de certificación de la sangre en Cuba, beneficio que estará disponible a finales del próximo año.

De cara a la exportación de los equipos SUMA, Melchor Rodríguez explicó que la tecnología automatizada podrá emplearse para la pesquisa neonatal en un país como México, donde las unidades de salud poseen un amplio volumen de sangre a procesar y la automatización es por tanto requisito indispensable.

Asimismo, como fruto de recientes investigaciones, el Centro de Inmunoensayo desarrolló de conjunto con el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología el Frame Heber SUMA, que permitirá una caracterización cuantitativa de la evolución de la úlcera del pie diabético luego del tratamiento con Heberprot-P.

“Esta tecnología se está introduciendo ahora en el sistema nacional de salud y permitirá evaluar la evolución del paciente”, explicó Melchor Rodríguez.

Por otra parte, un nuevo proyecto del Centro de Inmunoensayo, ya en fase final de registro sanitario, beneficiará a los pacientes cubanos con cáncer de pulmón.  Se trata del ensayo UMELISA EGF, pensado para la cuantificación de factor de crecimiento epidérmico.

“El EGF es un importante predictor del comportamiento terapéutico de la vacuna cubana contra el cáncer de pulmón CIMAVax-EGF, desarrollada en el Centro de Inmunología Molecular”, detalló Melchor Rodríguez.

Por otra parte, una de las buenas noticias que llegan en el marco de este 30 aniversario es el registro del UMELISA TIR para la pesquisa neonatal, que permitirá la detección de fibrosis quística en neonatos.

Este ensayo, destacó el directivo, se realizará a partir de la cuantificación de tripsina inmunoreactiva y completará la batería de cinco ensayos para pesquisa neonatal realizados en Cuba, entre los que se incluyen el hipotiroidismo congénito, la fenilcetonuria, hiperplasia adrenal congénita, el déficit de biotinidasa y la galactosemia.

Como otro importante adelanto, gracias a este centro estarán a disposición del pueblo cubano pruebas de Biología Molecular para el virus de la hepatitis C, la hepatitis B y el virus del papiloma humano; mientras que para enfermedades infecciosas, se encuentran en fase de registro ensayos rápidos para la detección de enfermedades como sífilis, VIH y dengue.

En el caso del dengue, precisó Melchor Rodríguez, el diagnóstico podrá ser mucho más temprano en Cuba, pues se comenzará a detectar una proteína que aparece antes del quinto día.

En otro momento de la conversación, el directivo añadió que el Centro de Inmunoensayo cuenta con varios proyectos asociados a la certificación de la sangre y la vigilancia epidemiológica, como el ensayo de VIH 1/2 de 4ta generación, el de VHC de 4ta generación, el de la detección del virus linfotrópico de células T humanas, así como un ensayo para la detección de anticuerpos de la clase IgG a sífilis.

Igualmente, se trabaja en un ensayo para el mejoramiento del UMELISA Chagas, una enfermedad producida por el parásito Trypanosoma cruzi.

Por último, asociados a la pesquisa neonatal, Melchor Rodríguez adelantó varios proyectos de investigación en perspectiva, como un ensayo para el diagnóstico de la enfermedad de la orina con olor a jarabe de arce, otro para el diagnóstico de la deficiencia de la enzima glucosa 6-fosfato deshidrogenasa, la detección de de toxoplasmosis congénita, así como de anticuerpos de la clase IgM a sífilis.

 El Centro de Inmunoensayo en algunas imágenes

centro-de-inmunoensayo

El Centro de Inmunoensayo dispone de tecnologías para el monitoreo y control de los niveles de glucosa en sangre. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

centro-de-inmunoensayo-9

Un amplio equipo de trabajo conformado por diversas especialidades labora en el desarrollo de reactivos y tecnologías para el diagnóstico precoz de enfermedades. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

centro-de-inmunoensayo-8

El Centro de Inmunoensayo es una de las instituciones imprescindibles en el desarrollo de la ciencia cubana. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

centro-de-inmunoensayo-6

El sistema de control de glucosa en sangre desarrollado por el Centro de Inmunoensayo proporciona resultados en 25 segundos y permite a los pacientes un mejor seguimiento de los niveles de glicemia en un período de tiempo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

centro-de-inmunoensayo-7

En la Planta de Biosensores del Centro de Inmunonesayo, un amplio equipo de trabajo hace posible que nunca se detenga la producción de estuches para el control de glucosa en sangre, una tecnología imprescindible para el control de la diabetes. Foto: Irene Pérez/Cubadebate.

centro-de-inmunoensayo-10

En la Planta de Biosensores, el lavado de las placas es uno de los pasos imprescindibles del proceso de creación de los estuches para el control de los niveles de glucosa en sangre. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.