Cuba recuerda a Benny Moré en su aniversario 95

Cuba recuerda a Benny Moré en su aniversario 95 Cienfuegos, Cuba, 23 ago. -Cuba recordará mañana domingo a Benny Moré (1919-1963) al cumplirse 95 años del natalicio de quien fuera considerado el genio de la música popular en la Isla durante la pasada centuria.

Identificada por el bien llamado Bárbaro del Ritmo como "la ciudad que más me gusta a mí", Cienfuegos dedicará a su recuerdo la jornada de clausura del Sexto Encuentro Internacional de la Rumba Timbalaye-2014, el cual reunirá aquí a ocho agrupaciones que cultivan ese género de la música afrocubana.

En esta ciudad, 250 kilómetros al sudeste de La Habana, está erigida la principal escultura del músico nacido en el vecino municipio de Santa Isabel de las Lajas -el 24 de agosto de 1919-, monumento que será el punto de encuentro para despedir el Timbalaye, organizado por el proyecto de igual nombre con sede en Roma.

La villa natal del artista será escenario de la tradicional peregrinación del pueblo hasta la tumba de Moré en el cementerio local, proclamada Monumento Nacional.

Un recuerdo perenne en esta capital provincial al también conocido como Sonero Mayor tiene lugar todos los días cuando el reloj marca las horas en punto, y un sistema de altoparlantes en el Bulevar San Fernando identifica cada una con una de sus obras musicales.

Con el célebre conjunto Matamoros inició su asalto a la fama en La Habana, 1945, para de inmediato comenzar en México su carrera internacional que lo llevaría en las próximas dos décadas también por Venezuela, Colombia, Panamá, Jamaica, Haití y los Estados Unidos.

Cultivó en mayor medida los géneros del son montuno, el bolero y el mambo y dejó para posteridad canciones que en su voz se hicieron himnos: Bonito y sabroso, Hoy como ayer, Me voy paâ?Öl pueblo y Cómo fue, además de las dedicadas a poblaciones y ciudades cubanas.

Compartió escenario con celebridades de su época como la mexicana Toña la Negra, el cubano Dámaso Pérez Prado, el estadounidense de origen puertorriqueño Tito Puente y el venezolano Alfredo Sadel, entre otros.

En 1958 participó en Hollywood en la entrega de los Premios Oscar, junto al mexicano Luis Alcaráz, y durante su etapa en la tierra de los aztecas actuó en un buen número de películas coincidiendo con la época de oro del cine mexicano.

El momento cumbre de su carrera le llegó en 1953 con la creación en La Habana de su propia agrupación, La Banda Gigante, a la cual llamaba familiarmente La Tribu, que debutó en la capital cubana el 3 de agosto de ese año.

A pesar de su salud quebrantada por una cirrosis hepática no dejó de trabajar casi hasta el día de su muerte, 19 de febrero de 1963.

Los dioses mueren jóvenes, Así es como nace ahora de su muerte para no morir más el hombre a quien toda Cuba ha llorado, con lágrimas que mojan, pero cuya voz suena como nunca, sin apagarse en el aire nuestro de cada día, escribió entonces el Poeta Nacional Nicolás Guillén.(PL)