Piscicultor sueña con mini acuario en Santa Cruz del Sur

Piscicultor sueña con mini acuario en Santa Cruz del SurLa vida diaria en el hogar de Roberto Soler Alemán y Taimí Rodríguez Fernández lleva un elevado ritmo. Junto a la crianza amorosa  de la pequeña Dayani, y los quehaceres cotidianos, está también el cuidado de ocho especies de peces, donde están incluidas 24 variedades, rodeadas en su mayoría por bellas plantas acuáticas.

Ver galería de imágenes

Este matrimonio desde el año 2008 integra la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA) y la Asociación de Acuarofilia  de Cuba, por su esmerada entrega a una labor que requiere aprendizaje, vigilia y buena mano.

Roberto Soler Milanés (Padre) recuerda como su hijo comenzó a criar peses desde pequeño. “Me acabó con el techo de la casa, lo llenó de neumáticos de tractor inservibles para el rodamiento… otras gomas de este tipo fueron a parar al patio. Yo nunca se lo prohibí, era una distracción muy provechosa para él”.

Bastante tiempo estuvo Soler Alemán conviviendo con su progenitora en La Habana, motivo suficiente para alejarse del entretenimiento, dejar los inservibles rodamientos vacíos, para emprender otras actividades, “sin embargo seguí relacionándome con amigos piscicultores. Cuando volví para este poblado mi abuela me dio un pedazo de patio, donde construí una casa de madera y formé una familia”.

El reinicio

El actual Vicepresidente de los piscicultores santacruceños volvió a traer los peces a su entorno, ahora decidido a llevar todo esto más allá de un simple recreo. “Lo primero que hice fue fabricar con ladrillos y cemento un rústico tanque, quedó bastante feo, pero empecé a reproducir los Cíclidos, conocidos por Boca de Fuego, Pez Joya y Yandensis”.

La enorme reproducción lograda lo obliga a crear más y mejores espacios. A construir un acuario para aumentar las especies. “Así garantizaba tener separados a estos animales por tipos y tallas, y creándole áreas a los machos, las hembras y los alevines”.

En varias peceras florece la elegancia. En las más pequeñas, llamadas “veteras”, se logra la multiplicación y se tratan los enfermos. “Dedico cinco estanques, destaca Roberto,  a los que ya tienen talla comercial, pero antes de ponerlos en ellos, conviven en otros cuatro depósitos, igualmente de cemento, donde alcanza de 1 a 1.5 centímetros”.

En reservorios con laterales de cristal, hay progenitores aislados, “sólo dejo juntos a los futuros padres y madres en la época de apareamiento, estos son ovíparos”.

Los visitantes aumentan día tras día, interesados en comprar  o sencillamente deleitarse observando los Escalares, Cebras Transgénicas y Comunes, Danius Moteado, Barbos, Tetras, Caridona Albina y el pez Beta al que nombran popularmente Peleador, entre otros.

“Atiendo con esmero los vivíparos, estos sí tienen que vivir en parejas todo el tiempo, para poder tener descendientes. Usted puede ver los Colisables Negros, Colas de Lira y el Rojo Moteado, dos tipos de polinesios y los Giupis Cobra e Imperial”.

Flora y fauna marina

En dos peceras hay flora y fauna marina.  A la intranquila Dayani le gusta contemplar la más llamativa, colocada con toda intención en la pequeña sala comedor. En su agradable interior conviven Baquetas, Guabinas, Cajíes, Roncos, Camarones y los Trompeteros, largos, finos y verdosos, “son primos hermanos del caballito de mar”, dice sonriente la niña.

Hay diversidad de anémonas, una galante estrella de mar, de color rojizo intenso deseosa de ser avistada por el curioso que se aproxima, y algas destinadas a adornar esas “profundidades” y servir de nutrientes.

“Cuando el agua salada se echa en cualquier recipiente con el objetivo de llenarlo de planteas y  animales nacidos en el ambiente marino, hay que darle un mes de reposo al líquido, manteniéndolo oxigenado, en los dos cambios que hace elimina el amoniaco, entonces puede cumplirse el acometido”, expresa el dedicado criador.

Entre vidrios viven los Ciprinodones, “más conocidos como Revienta Puercos. Se adaptan con facilidad a cualquier tipo de agua y temperatura, y son muy agresivos  como depredadores en su medio, por eso no ponemos otro tipo de pez con ellos”.

Roberto nos comenta que una hembra de esa especie pone de dos a cuatro huevos diarios. “Los embriones pueden estar en cualquier lugar sin humedad, donde no reciban la luz del sol varios días, y al ponerse en el agua nacen las crías. No cabe duda que son fuertes”.

Conocimientos

El joven piscicultor tiene el regocijo de tener en una de sus peceras al pez Oscar. Se enorgullece al confesar que es de las pocas personas en los predios agramontinos en tenerlo. “Conozco otros dos compañeros míos de Asociación, quienes residen en Camaguey, que lo tienen, pero es difícil de lograr.

“Le digo algo más y no en secreto de confesión, soy el único en toda la tierra camagüeyana en poseer el pez Arcoiris, tenía la pareja, pero murió el macho, la hembra llegó a poner los huevos, pero nunca nacieron sus hijos, tengo que buscar su media naranja y hallar información sobre esta especie”.

Cada día Taimí y Roberto requieren de más lecturas sobre la materia en cuestión, necesarias preguntas a personas experimentadas. La ACPA los beneficia con una importante revista que edita, reciben incluso, seminarios por la Asociación de Acuarofilia de Cuba a instancia provincial.

“Por la actitud del animal y el color sé como tratarlo, hay enfermedades que no se curan, en ocasiones he tenido que sacrificar… ante el menor síntoma, los sitios donde ocurre el problema se vacían, los peces se ponen a buen resguardo, se les da un baño de agua con sal o Permanganato de Sodio”, indica seguro Soler Alemán.

Organización consolidada

Veintiún integrantes tiene la Asociación de Piscicultores en esta localidad, los que reciben periódicamente controles sanitarios por parte de técnicos y profesionales de la Dirección Municipal de Veterinaria; hacen entre ellos intercambios de animales y plantan y reciben orientaciones sobre el empleo de los alimentos vivos: Artemias, Zooplancton y Plancton.

En las reuniones mensuales abordan sus inquietudes, organizan los cumpleaños colectivos, hablan de temas relacionados con la salud de los peces, la adquisición de nuevas especies y el imprescindible incremento de éstas.

Taimí Rodríguez Fernández, es la tesorera, “y apoyo en todo lo que me pidan. Desde aquí pedimos protección para la flora y la fauna en todo el planeta. Si cuidamos el Medio Ambiente, tanto animales, plantas como la especie humana se mantendrá por siempre en la tierra”.

Es constante la entrada de personas de distintas edades a este hogar, motivadas por el aleteo de tantos colores. Desde aquí han salido algunas ventas de peces para la Empresa Provincial de Flora y Fauna, para la exportación; y han tenido mucha aceptación en exposiciones locales y provinciales.

Soler Alemán creará nueva residencia a los Oscar y destinará la actual para la cría de pequeños tiburones. “Vivimos en un pueblo de costa y esto va a ayudar mucho a que los niños, jóvenes y adultos se relacionen con ellos y aprendan más sobre esta especie”.

Son muchas las ideas y proyectos de este cuenta propista, enamorado eterno de los peces. “Solo necesitamos que se nos apoye con un local, y nuestra Asociación con recursos propios llevará allí sus peceras, en las presentaciones que hemos hecho se ha visto la alegría de las personas, imagínese si pudiera crear un sencillo acuario local”.

Santiago Santacruz
Cortesía para Radio Santa Cruz