Divisiones marcan inicio de reunión ministerial de la OTAN

Divisiones marcan inicio de reunión ministerial de la OTANBruselas, 2 dic .- Posiciones contrapuestas en torno a la eventual adhesión de Georgia y Ucrania en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) marcan hoy el inicio de la reunión de ministros de Exteriores de bloque en esta capital.

Hasta las últimas horas de ayer, aún no existía claridad sobre los términos de la declaración que debe salir del encuentro, donde se debatirán también las relaciones con Rusia, según fuentes diplomáticas.

Luego de varias jornadas de pugnas y el análisis de 18 versiones, los 26 Estados miembros continúan en desacuerdo sobre la fórmula más adecuada para el tema de la ampliación del grupo. Todo parece indicar que los cancilleres deberán decidir por sus propias cuentas.

En la magna cita Estados Unidos intentará a toda costa acelerar la incorporación de las ex repúblicas soviéticas a lo que se oponen varios países, incluso importantes miembros del bloque como Alemania, resueltos a impedir cualquier plan fuera de lo previsto.

Según publicó la víspera el semanario germano Der Spiegel, las intenciones de Washington generaron fricciones con Berlín, que sostiene el argumento de no abandonar lo acordado en la última cumbre de la OTAN, celebrada en abril pasado en Bucarest.

Alemania objeta la posibilidad de que Georgia y Ucrania ingresen al pacto militar sin que antes se les haya concedido a ambos estados el Plan de Acción de Membresía (MAP), como se acordó en la citada reunión.

El MAP requiere del voto unánime de los actuales 26 estados miembros de la alianza noratlántica. Para cada país se elabora individualmente un plan, con objetivos a cumplir en el futuro.

Según un funcionario de Bruselas, Alemania no es el único del bloque que reprueba la expansión de la OTAN. También lo hacen, en mayor o menor medida, Bélgica, Francia, Italia, Portugal y España, entre otros.

Pero un asunto de alta prioridad para la alianza es, sin dudas, la normalización de las relaciones con Rusia.

En más de una ocasión Moscú expresó su desacuerdo con la ampliación de la OTAN hacia el este por considerarlo un factor desestabilizador para el propio bloque militar y parte del proyectado cerco contra la nación euroasiática.(PL)