Tripulación de pesca comercial privada Avanza productivamente en sus compromisos

Santa Cruz del Sur, 24 jul.- El bote de lista quinta El joven Miguel, integrante de la Federación de pesca comercial privada, de Santa Cruz del Sur, del cual es propietario Maikel Cardoso Acuña, acababa de atracar en el largo muelle de la dársena  cuando fue avistado por este periodista.

Cardoso Acuña presentó a sus compañeros de quehacer, Dainier Revolta Cedeño y Rodolfo Figueredo Peulena, también hijos de pescadores. “Son muy responsables. Estoy contento con su desenvolvimiento en la embarcación; son incansables”.

El joven Miguel es una de las embarcaciones que va a la puntera de la eficiencia productiva en la Federación de pesca comercial privada. “El año pasado quedamos entre los mejores pescadores de lista quinta”, declaró Revolta Cedeño.

Por tal razón recibieron reconocimientos morales y estímulos materiales de los directivos de la Empresa Pesquera e Industrial Sureña (EPISUR). “Nos sentimos más comprometidos a realizar un mejor trabajo y a capturar mayor cantidad de pescado”, puntualizó Figueredo Peulena.

Los tripulantes de El joven Miguel van emparejados productivamente en lo que va de año a los del bote El niño Pedro. Esta favorable posición de proa es similar a la de la mayoría de los hombres de la Federación de la pesca comercial privada de esta demarcación contratados por EPISUR, quienes de esta manera contribuyen a la economía local y de la nación.