Santacruceñas embarazadas, puérperas y madres que lactan reciben tercera dosis antiCOVID-19 (+ Fotos)

Santa Cruz del Sur, 13 sep.- A Yipsi Hernández Cambar la encontramos cambiando pañales y dándole el pecho a su pequeño de un mes de nacido, en áreas del vacunatorio que funciona en la clínica estomatológica de la comunidad santacruceña de Haití, donde la joven de 20 años recibió la tercera dosis de la vacuna Abdala, en una jornada especial y emotiva para esta madre y su familia.

 

En un día muy soleado y donde las altas temperaturas y las distancias no impidieron el acontecimiento, esta muchacha se sintió muy contenta al poder completar el ciclo del inmunógeno, adquiriendo la segunda dosis desde el hospital, cuando esperaba el nacimiento de su hijo, el cual hoy goza de mucha salud, gracias también a los cuidados y las medidas que toman en la casa contra la COVID-19.

 

Aunque vive en la demarcación rural de Becerra, alejada cerca de cinco kilómetros del centro del pueblo, esta fémina tuvo la posibilidad de llegar a tiempo mediante las acciones coordinadas de los diferentes factores del consejo popular, que permitieron la transportación en ómnibus de ella y otro grupo de madres que lactan de varias localidades.

 

“A mí me recogieron en la casa, igual que a otra muchacha de Macuto y a otras más y después de vacunarnos nos regresan para nuestras viviendas. Estamos muy agradecidas por esta oportunidad donde priorizaron a embarazadas, madres que lactan y recién paridas”.

 

Al igual que ella, la joven Yanisel Aguilar Sánchez asistió esta jornada al vacunatorio luego de 28 días de la primera dosis, para estar inmunizada contra la pandemia y cuidar a su pequeño de cuatro meses.

 

“Yo me siento bien y feliz al poder inmunizarme pues así protejo también a mi niño que es asmático. Le agradezco al país y a la Revolución todo lo que ha hecho por nosostros”.

 

Otras mamás como Elizabeth Cabrera Reytor y Ariannis Bello Mejías valoran de muy positivo esta posibilidad de recibir a Abdala en sus cuerpos desde el 3 de agosto cuando comenzó la inmunización en la comunidad santacruceña de Haití, lo cual representa estar más protegidas contra la pandemia, en medio de la compleja situación epidemiológica que existe en el municipio, donde la principal misión de estas madres que lactan es cuidarse y a sus hijos y familiares.