El ahorro energético, una estrategia necesaria en Santa Cruz del Sur (+ Fotos)

Santa Cruz del Sur, 11 dic.- Ningún poblador de Santa Cruz del Sur ignora la compleja situación existente en Cuba, agudizada por el incremento del bloqueo estadounidense. Conlleva la genocida medida al déficit de combustible, complejizándose la ejecución en las numerosas tareas económicas. El ahorro energético desde los hogares es de esencial importancia.

Los lugareños toman conciencia de esa estrategia tanto para el país como para su propia economía.

“En el mes de noviembre pagué por consumo de energía eléctrica 38 pesos. Se debe a las medidas que mi esposo y yo tomamos a diario. En ocasiones cocinamos con carbón. Somos precavidos con el encendido de las lámparas. Utilizamos las necesarias para no malgastar”, comentó Mercedes Acuña.

Reynaldo Castillo Herrera, explicó: “Cuando cocino hago suficiente alimento para el almuerzo y la comida. Sólo me queda calentar brevemente lo a consumir. Cuando voy a dormir enciendo el ventilador. En cuanto al refrigerador lo abro pocas veces para no despilfarrar”.

Reysel del Pino Curbelo, director de la Unidad Municipal Empresarial de Base Organización Básica Eléctrica, subrayó que el plan energético diario en estos predios asciende a 142.2 megawatts, manteniéndose por debajo en los horarios del pico eléctrico del mediodía y nocturno.

“El logro se debe al nivel de conciencia existente en la mayoría del sector residencial y algunos colectivos de organismos, entidades y centros de estudio. La contribución de todas las personas al ahorro energético, sin dejar de hacer lo que corresponde, es muy importante. Exhortamos a continuar haciendo lo correcto”, expresó.

La principal fuente de gasto de energía eléctrica está en las viviendas, declaró el lugareño Fernando Barreiro Rivera.

“Sí se puede ahorrar, eso beneficia al país. Hay mayor disponibilidad de combustible. En mi casa no dejo ningún equipo electrodoméstico encendido si no lo voy a utilizar”, manifestó.

Dalia Leyva cuida no sobrepasarse cada mes en el pago por consumo energético hogareño.

“Tengo la ayuda de mis familiares. Velamos porque estén encendidas las luces a emplear. Cuando terminamos determinados quehaceres las apagamos donde no son necesarias. El derroche perjudica. Ahorrar conlleva a vivir mejor”, puntualizó.

Mucho es el esfuerzo en cada provincia y municipio cubanos para mantener la disponibilidad de combustibles tan vitales en los ámbitos económico, productivo y social. Si todos aportamos al ahorro energético la isla podrá avanzar, desarrollarse mejor a pesar del criminal cerco imperialista.