Timo, el órgano “inútil” que puede ser clave en la lucha contra el cáncer

El timo es un órgano poco mencionado, en parte porque no tiene relevancia en la mayor parte del ciclo vital. Un estudio demuestra lo contrario.

El timo es un órgano ubicado detrás del esternón. Durante la infancia, este desempeña un papel fundamental, pues está involucrado en el desarrollo del sistema inmunitario. En caso de que esta parte del cuerpo humano se extirpe, cuando se es niño, se presentará una reducción de células T, un tipo de glóbulos blancos que combaten enfermedades y gérmenes.

No obstante, el timo, luego de esa etapa, parece dejar de tener una función importante. Basta con la llegada de la pubertad para que el órgano baje su producción de células T. De modo que, al ser adultos, este deja de ser tan relevante, como lo fue durante los primeros años de vida. Dada esta razón, hay quienes consideran que el timo termina siendo una pieza inútil. Pero ello podría ser una gran mentira.

Un nuevo estudio, desarrollado por investigadores estadounidenses, sugiere que el timo no es prescindible, ya que las personas, a quienes se les extirpa dicho órgano, tienen más probabilidades de morir por cualquier cosa en etapas posteriores de la vida.

Combate natural contra el cáncer

El trabajo de los especialistas está fundado en la observación, por lo que aún falta que pruebas futuras les den la razón. Sin embargo, por lo que pudieron ver, los especialistas recomiendan no extraer este órgano.

En sí, los investigadores se valieron de datos de pacientes de un sistema sanitario estatal. Hicieron una comparativa de resultados, entre los que han experimentado la extirpación del timo y los que no.

Según lo reportado, quienes se sometieron a cirugías donde se quitó al órgano en cuestión tenían el doble de probabilidades de morir en un plazo de cinco años. En este caso, el cáncer se vio como una enfermedad que aumenta sus oportunidades de aparecer tras una operación en la que el timo sea removido.

Contrario a lo que se creía, el timo sigue produciendo células T en la edad adulta. Por si fuera poco, contribuye a la salud general del ser humano. (Tomado de National Geographic en Español)