Descubren una nueva clase de objeto astronómico

Unos objetos redondeados han sido descubiertos recientemente en una investigación piloto del Mapa Evolutivo del Universo —un sondeo de todo el cosmos con el uso del radiotelescopio australiano Array Pathfinder (ASKAP)—.

Según informa RT no parecen corresponder a objetos o artefactos conocidos, sino que parecen ser una nueva clase de objeto astronómico, así lo señalaron los científicos.

El equipo internacional de astrónomos ha presentado su estudio para su publicación en la revista Nature Astronomy, pero por el momento su trabajo, disponible en el portal arXiv, no ha pasado la revisión por pares.

Los investigadores han bautizado su hallazgo como círculos de radio extraños y no creen que se trate de distorsiones visuales alrededor de fuentes brillantes causadas por errores de calibración o por una deconvolución inadecuada.

En total, encontraron cuatro objetos no identificados durante su análisis de las imágenes. Son visibles únicamente en longitudes de onda de radio y ninguno de ellos tiene contrapartidas ópticas, infrarrojas o de rayos X, aunque en dos casos hay una galaxia óptica cerca del centro de emisión radioeléctrica, explican los astrónomos.

Todos están en altas latitudes galácticas, a cierta distancia del plano galáctico, y tienen alrededor de un minuto de arco de diámetro, lo cual es aproximadamente un 3 % del tamaño de la Luna en el cielo nocturno. Sin embargo, como no sabemos cuán lejos están exactamente, esa cifra puede no significar mucho.

El resplandor de los bordes en algunos de estos objetos apunta a que pueden ser esféricos, lo que a su vez sugiere una posible onda esférica de algún evento transitorio. Recientemente, se han descubierto varias clases de eventos transitorios de este tipo capaces de producir una onda de choque esférica, tales como estallidos rápidos de radio, estallidos de rayos gamma y fusiones de estrellas de neutrones, indican los autores del estudio.

Sin embargo, debido al gran tamaño angular de los Círculos de Radio Extraños, cualquiera de esos eventos transitorios habrían tenido lugar en un pasado lejano, razonan los astrónomos, que indican que también es posible que se trate de una nueva categoría de un fenómeno conocido, como los chorros de una radiogalaxia o un blazar” o de los restos de un flujo de salida de una radiogalaxia.

No obstante, en el último caso no existen observaciones de ese fenómeno que se asemejen mucho a los Círculos de Radio Extraños en características como el resplandor de los bordes o la ausencia de un blazar visual o una radiogalaxia en el centro. (Tomado de Juventud Rebelde)