Dedica santacruceño varios años a pesca del camarón rosado

Santa Cruz del Sur, 11 abr.- Más de una década de su vida dedicó a la captura del camarón rosado el santacruceño Francisco Ballester Meriño. Fue en la etapa en que las energías seguían sin asomo de flaquezas al que de la noche a la mañana se convirtió en pescador del crustáceo.

En ese entonces la flota camaronera del otrora combinado pesquero Algérico Lara Correa, actual Empresa Pesquera Industrial de Santa Cruz del Sur (EPISUR), estaba necesitada de fuerza de trabajo.

“La dirección Municipal del Partido Comunista de Cuba (PCC), dio la tarea a varios compañeros, entre los que me encontraba yo, para enrolarnos en los ferrocementos sin pérdida de tiempo. Todos dimos la disposición sin tener experiencia alguna, relató el octogenario.

Un mes y más permanecía el lugareño en las áreas de pesca anteponiendo el compromiso dado a las adversidades de la dura faena y las crueles palmadas del sol abrasador.

Extrañaba a mi familia; pero sabía que todos en casa comprendían la importancia del paso dado. Les había hablado del asunto antes de embarcarme. Mis hijos y mi esposa me respaldaron en todo momento.

Francisco no sólo cumplía los ajetreos de pescador, también los imprescindibles deberes en las casetas de Cabeza del Este y Cachiboca, en la recepción de la escama y otras especies marinas.

Los ferrocementos donde estuvo enrolado navegaban en cada campaña hacia las zonas del Abrigo y Santa María, sitios donde es más fría la temperatura de las aguas, lo que propicia la arribazón del camarón.

Ballester Meriño afirmó haber adquirido numerosos conocimientos sobre los barcos de la flota camaronera santacruceña. El pescador jubilado lleva en sus recuerdos el regocijo de cumplir óptimamente la productiva tarea.