A prisión militares por asesinato de exguerrillero en Colombia

Bogotá, 28 ene.- La Fiscalía de Colombia informó que un juez envió a la cárcel a cuatro militares como parte de la investigación por el asesinato en abril último de Dimar Torres, exguerrillero de las otrora FARC-EP, hecho calificado como ejecución extrajudicial.

Un juez de control de garantías de Bogotá acogió los argumentos presentados por la Fiscalía e impuso medida de aseguramiento intramural contra cuatro militares retirados que habrían participado en el crimen de Torres, ocurrido el 22 de abril de 2019, precisó en un comunicado.

‘Los afectados con la decisión son el coronel (r) Jorge Armando Pérez y los soldados Yorman Alexander Buriticá, Cristian David Casilimas y William Andrés Alarcón’, especificó.

Durante las audiencias concentradas, el fiscal de conocimiento argumentó que la muerte del exintegrante de las otrora FARC-EP se podría considerar como una ejecución extrajudicial, en el entendido de que la víctima era una persona en estado de indefensión, desarmada y no combatiente, apuntó.

En ese sentido, los cuatro militares retirados fueron imputados por el delito de homicidio en persona protegida. Los procesados no aceptaron los cargos en su contra, acorde con la información divulgada en momentos en que persisten hechos de violencia contra exguerrilleros en proceso de reincorporación a la vida civil.

Según los elementos recopilados en las investigaciones, el 22 de abril de 2019, Torres se movilizaba en una motocicleta azul y, mientras pasaba frente a la base Sinaí del Ejército Nacional, fue detenido y recibió cuatro disparos de fusil que le propinó el cabo Daniel Eduardo Gómez.

Al parecer, un grupo de soldados ayudó a esconder la motocicleta y habría cavado una fosa en una zona boscosa ubicada a 15 metros de las instalaciones militares, en la que presuntamente fue sepultado el cuerpo de la víctima, puntualizó la Fiscalía.

En una de las comunicaciones conocidas el coronel Pérez habría señalado: ‘no hay que capturarlo, hay que matarlo. No aguanta que se vaya a engordar a la cárcel’.

El juez de control de garantías dispuso que los cuatro procesados deberán cumplir la medida de aseguramiento privativa de la libertad en una instalación militar.

Por estos mismos hechos, el cabo Gómez fue condenado a 20 años de cárcel, luego de aceptar que disparó contra Torres.

El asesinato de Torres estremeció a la comunidad de la violenta región del Catatumbo por su nivel de brutalidad.

Tras el crimen, en las redes sociales digitales y en medios locales trascendió que lo violaron, le mutilaron sus genitales y le destrozaron el cráneo. (Prensa Latina)