Ley de control aéreo apoyará lucha antidrogas venezolana

Ley de control aéreo apoyará lucha antidrogas venezolanaCaracas, 9 jul .- Sometida a la presión de los narcotraficantes que utilizan su territorio como puente para el traslado de drogas, Venezuela proyecta hoy fortalecer sus mecanismos legales para enfrentar el flagelo.

  Fuentes parlamentarias adelantaron que un aspecto esencial en el combate al tráfico de estupefacientes es el control aéreo nacional, sobre lo cual se prepara un proyecto de ley a ser sancionado en un lapso no superior a dos meses.

La Ley de Control para la Defensa Integral del Espacio Aéreo constituirá una legislación sin precedentes en el país suramericano, que comparte con Colombia más de dos mil 200 kilómetros de una complicada frontera inaccesible en algunos sectores.

Esta condición geográfica implica el paso de drogas, sobre todo cocaína, desde Colombia hacia Venezuela -país que no es productor ni gran consumidor- para llevar las sustancias hacia los mercados de Estados Unidos y Europa, los mayores del mundo.

En una reunión esta semana con parlamentarios, el director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA), Néstor Reverol, explicó que la vía aérea es uno de los mecanismo más usados por los traficantes, evidencia de lo cual es la destrucción de 233 pistas clandestinas en 2008.

Para Reverol, el hecho de que en esas pistas clandestinas se ocuparon gran cantidad de combustible obliga a establecer procedimientos para la supervisión del abastecimiento de las aeronaves, que hoy no existen en Venezuela.

Las iniciativas legislativas deben reforzar un trabajo de los cuerpos armados encargados de la vigilancia fronteriza, reforzados el año pasado con helicópteros rusos y este con 10 radares de fabricación china.

Asimismo se adquirieron 18 aviones chinos K8, que deben comenzar a llegar este año con el propósito de ser utilizados para interceptar aeronaves en vuelos ilícitos.

El trabajo legislativo abarca la cooperación con organismos como la ONA, el Comando de Defensa Aérea Integral, la Procuraduría General de la República, el Ministerio Público y la Guardia Nacional.

En opinión de los legisladores, la nueva ley debe convertirse en un instrumento jurídico para apoyar la lucha diaria y Venezuela deje de ser considerada uno de los trampolines de la droga.(PL)