El ingenio del santacruceño frente al bloqueo

El ingenio del santacruceño frente al bloqueoHay hombres, como expresara el Apóstol José Martí, que llevan en sí el decoro de muchos hombres, son esos, plenos de tenacidad y espíritu de labor, donde no falta la capacidad de consagración, siempre llevando una inquietud interna, decididos a solucionar los problemas. Así es el pequeño colectivo de trabajadores del Taller de Electromedicina en Santa Cruz del Sur.

Imágenes en Facebook

Como a Washintong no le convino se aplicara en Cuba en 1960 la Ley de Reforma Agraria, decidió castigar a los hijos de esta isla en el terreno económico, donde por supuesto la condena se extendió hacia el plano comercial y financiero. Como refiriera Fidel, sin reforma agraria, nuestro país no habría podido dar el primer paso hacia el desarrollo. Matarnos de hambre han pretendido… es su quimera.

El embuste con su habitual eufemismo es el sustento del despiadado cerco, sin embargo hemos sabido resistir, no sin dejar de reconocer que ese abominable acto tiene organismo genocida, cuyo costo ya asciende al billón 112 mil 534 dólares.

En el Taller Municipal de Electromedicina existen carencias, sobre todo con equipos de medición digitales y analógicos, los conocidos multímetros, incluído el Jucón, de mucha utilidad en el control del consumo eléctrico en los motores, a fin de definir si el equipo está en capacidad de funcionamiento.

“Cuando está defectuoso o roto cualquier aparato del sistema de Salud, en determinada área de la localidad, buscamos la manera, con lo que tenemos, de solucionar el defecto y darle cumplimiento a los planes mensuales encaminados a la reparación y mantenimiento”, nos informa José Roberto Mola Aróstegui, Licenciado en Electromedicina.

Junto a él laboran dos técnicos, otros tres se encuentran ubicados en las comunidades Cándido González, Haití y La Jagua. “Quienes no tienen equipos de comprobación alguno. Al detenerse un servicio se traslada el dispositivo hacia este centro, donde nos esforzamos por devolverle la vida útil”.

A pesar de todo eso la faena sale adelante, y cuando no tienen la pieza de repuesto salen a buscarla a Camagüey.

“Una gran cantidad de equipos en este sistema están sobreexplotados”, señala Mola. “Me refiero a autoclaves, donde se esteriliza material quirúrgico, para curas, inyectables y otros; microscopios, centrífugas de laboratorio… Gracias al ingenio innovador el bloqueo no nos detiene, aunque sigue dañando”.

En el salón de intervenciones quirúrgicas del Hospital General José Espiridón Santiesteban Báez, aquí, hay dos máquinas de anestesia que presentan limitaciones, a pesar de ser soportes de vida para el paciente. Sus restricciones están dadas en las propias condiciones del propio diseño, pues se encuentran proyectadas para ventilar a personas con 70 kilogramos de peso corporal. Cuando hay sobrepeso en el paciente es necesario acudir a dispositivos manuales, solventándose hasta el momento la situación.

Las innovaciones rescatan continuamente, es así como al autoclave de la Central Estéril, en el propio Santiesteban Báez le fue restaurado el sensor de nivel de agua, mientras a unidades dentales Probamat, se les adaptó el sistema de mangueras y neumáticos. La partidura de las pinzas del soporte, donde va la cápsula que contiene la amalgama, esenciales en la atención estomatológica, “nos llevó a meditar”, dice José Roberto. “Hicimos las pinzas, sólo fue cuestión de meterle cabeza al asunto. Hay mucho para hablar en este sentido”.

Entre los nuevos equipamientos instalados en la citada entidad se nos relacionó el Doctus VII, monitor de paciente en la sala de terapia intensiva, tres nuevas unidades dentales en la Clínica Estomatológica, y la próxima instalación en esa área de un nuevo compresor, vital en el servicio. Ya en la Casa de Salud Mental fue situado un moderno Ultrasonido, dirigido hacia los Programas Materno Infantil (PAMI) y Genético.

Nada detiene a los hombres de la Electromedicina por estos predios, situados en tiempo y espacio saben cómo enfrentar el inmoral bloqueo. Hay limitaciones, pero más que todo, vale reiterar: la dedicación no cesa, porque atender la salud del pueblo es lo primero. Las tallas de las soluciones se elevan como David ante Goliat. (Raúl Reyes Rodríguez/ Radio Santa Cruz)