La hermosa profesión de educar

De izquierda a derecha las hermanas: Silvia, Delia y Yolanda Molina Noda. Le siguen Estela Petit González y Ramona Pérez. Excelentes pedagogas santacruceñasUna de las profesiones mas hermosas es la de educar. El maestro es un formador de conductas, principios, es el guía complementario de la familia, el que orienta y enseña, no solo las materias que el niño desde los primeros años de vida necesita aprender para conocer el mundo y los distintos fenómenos de la naturaleza, sino también para forjar entre otros conocimientos, un código de valores, principios y conducirlo por los vericuetos del camino de la moral y la ética que hagan de él un hombre de bien.

Aquí en Santa Cruz del Sur contamos con innumerables ejemplos de maestros consagrados al magisterio, hombres y mujeres que honraron las doctrinas pedagógicas del Apóstol José Martí y de José de la Luz y Caballero, de educar en pago por la educación recibida y educar desde la cuna.

Bajo estas premisas dejaron su impronta figuras locales como Ana Rosa Barreras, Emma Landrián, Maria Luisa Meruelos, América León, Esperanza Almenares, Alicia Pausa, Roberto Fonseca, Berta Pérez, Gladis Molina, Francisco Allegues, Ramona Pérez, y muchos más, quienes dejaron un legado cultural y educativo a varias generaciones de santacruceños, que hoy forman parte de la sociedad contemporánea, desempeñando distintas profesiones que llevan adelante en el quehacer cotidiano del territorio.

La Revolución cubana ha sido creadora de miles de profesionales de la educación, y ello se ve no solo en Cuba, sino también en la colaboración con distintos países donde la nación ha llevado a cabo un encomiable labor, demostrada a través de los años de labor, y cuyo punto culminante es el programa educativo “Yo Sí Puedo”, cuyo objetivo fundamental es la alfabetización.

Santa Cruz del Sur ostenta el orgullo de ser el único municipio de contar con dos Doctores en Ciencias Pedagógicas, aval de que la tradición pedagógica sureña es un frente profesional que tiene mucha cantera por delante, haciendo patente el principio revolucionario de llevar la educación a todos los sectores de nuestra población.

Hoy los profesores, maestros, auxiliares pedagógicos, y educadores en general del sur agramontino son continuadores de es ese gran principio martiano: “…todo hombre al llegar a la tierra, tiene derecho a que se le eduque, y en pago, contribuir a la educación de los demás…” (Hugo Betancourt Mayoral/ Radio Santa Cruz)