La justicia torcida de la Casa Blanca

La justicia torcida de la Casa BlancaLa impotencia de once administraciones estadounidense contra la Revolución Cubana, lejos del sabio desistir azuza las entrañas del monstruo avizorado por el Héroe Nacional José Martí.

Ha sido más de medio siglo de constantes ataques de todo tipo y acoso económico hacia la pequeña nación que, no saben y no pueden entender por qué no sucumbió cuando la Unión Soviética y todo el campo socialista entregaron las armas al diablo sin disparar un tiro por tanto sacrifico libertario histórico.

No bastó con ensañarse con Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González, René González, y Gerardo Hernández, jóvenes cubanos que desde los Estados Unidos trataban de penetrar los planes terroristas de Miami y fueron sancionados a exageradas y repetidas condenas de cárcel, mientras los dinamiteros C-4 Luis Posada Carriles, Orlando Bosch, contrataban y entrenaban violentos asesinos para poner bombas en el avión de Cubana de Aviación que cayó en Barbados con 73 pasajeros abordo y detonar la muerte en hoteles de La Habana, entre otras aberraciones antihumanas.

Luis Posada Carriles, terrorista orgulloso de sus crímenes, disfruta confiado en Miami sus “éxitos contrarrevolucionarios” en espera de que se le levante el ansiado monumento en la Calle 8, en tanto los cinco cubanos padecen ya más de 13 años de hostil confinamiento, sin ni siquiera la visita de sus queridos familiares porque los Estados Unidos les niega las visas.

René González, quien podrá salir en libertad el venidero 7 de octubre, seguirá siendo un reo de la “justicia” USA porque no podrá regresar a su Patria, a su hogar con sus seres amados, a los cuales hace todo el tiempo de cautiverio que no ve: la jueza Joan A. Leonard, del Distrito Sur de la Florida, denegó la petición del cubano de regresar a su país y en cambio, se le vuelve a sancionar injustamente a permanecer tres años bajo un régimen de “libertad” supervisada en ese hábitat donde correrá extremo peligro alejado de los suyos.

¿Podrá el antiterrorista René González cumplir con el requisito especial y adicional de la sentencia impuesta en el año 2001, de que tras su excarcelación evite estar en lugares donde frecuenten individuos o grupos tales como terroristas…?

Si regresa a Cuba estará a más de 90 millas de ellos, si lo obligan a quedarse en los Estados Unidos, en Miami, entonces correrá el riesgo de encontrarse en cualquier momento de bruces con Posada Carriles y acólitos que se pasean libremente y son para la Casa Blanca del Barack Obama y sus antecesores, terroristas buenos.
Por Rolando Sarmiento Ricart/ Colaborador de Radio Cadena Agramonte.