¡Gloria eterna a los Mártires de Pino Tres!

¡Gloria eterna a los Mártires de Pino Tres!“Cuando se muere en brazos de la Patria agradecida, la muerte acaba, la prisión se rompe, empieza al fin, con el morir la vida”.
                                                                                                                          José Martí
 
Algérico Lara, Luis Palomino Aldana, Genaro Brito, Ricardo Pérez, Miguel Peña, y tantos otros que hoy la Patria acoge en su seno, pudieran recorrer las calles santacruceñas, llevar a sus nietos al parque, a la escuela, hacer trabajos voluntarios, o sentarse a la sombra de un retiro quieto y familiar.
 
El 27 de septiembre de 1958 la muerte truncó sus valiosas vidas, las que habían dedicado a la lucha por una Cuba sin tiranos.

Desde entonces fueron nuevas luces para el combate, crisol para forjar futuras victorias.  

No fueron reveses la emboscada de Pino Tres ni la Masacre de La Caobita. Fueron, la primera: una derrota militar, la otra: una acción traidora de quienes pretendieron con la muerte, acallar las voces de una juventud rebelde y heroica.

“Se pelea mientras hay porqué, ya que puso la naturaleza la necesidad de justicia en unas almas (…) mientras toda la justicia no esté conseguida se pelea”

Y continúan hoy estos mártires, multiplicados en los obreros, campesinos, estudiantes, médicos, científicos. En la batalla por el regreso de Los Cinco, en los internacionalistas, en los que construyen el socialismo del Siglo XXI.

¡Algérico, Luis, Genaro, Miguel, y tantos otros… vuestra sangre generosa no se derramó en vano, ya son 50 años de reveses y victorias, pero la Cuba que soñaron sigue en pie a despecho de los que la quieren ver de rodillas!

“No hay que acobardarse ante los peligros, sino conocerlos y afrontarlos”. Así dijo José Martí y eso hicieron aquellos jóvenes. Eso hacen los jóvenes de hoy.

Oscura anduviera la memoria si no se iluminara con la vida de los héroes de la Patria. Hoy rendimos tributo a los héroes y mártires de los acontecimientos de Pino Tres y La Caobita, que a decir del Apóstol son “…hombres que se rebelan con fuerza terrible contra los que le roban a los pueblos su libertad”. 

Hombres imprescindibles en la historia de la Patria, en sus raíces, en su ejemplo: “En ellos va un pueblo entero, va la dignidad humana”.

¡No habrá más Pino Tres ni Caobitas, ni traidores impunes, ni militares asesinos!
   
¡Gloria eterna a los Mártires de la Patria!
   
(Por: Hugo Betancourt Mayoral / Radio Santa Cruz)

Más acerca de la Emboscada de Pino Tres y Masacre de La Caobita