Fidel con su palabra nos sigue sorprendiendo

Fidel con su palabra nos sigue sorprendiendoUn Fidel muy certero, con ideas y pensamientos bien precisos, con profundas  reflexiones sobre los problemas que azotan a la humanidad, hemos tenido la dicha de observar por estos días en el espacio radiotelevisivo de la Mesa Redonda, como parte de un encuentro del líder de la Revolución Cubana con los intelectuales cubanos y extranjeros, que participan en la XX Feria Internacional del Libro de La Habana.

¿Quién iba a  perder la posibilidad de disfrutar al Comandante en medio de estas horas de análisis, de discusión y hasta de elogios hacia su persona por parte de los pensadores?

Hijos de esta tierra, donde se ha derramado mucha sangre mambisa, y personas del mundo entero han permanecido expectantes a los mensajes del compañero Fidel en su diálogo con los escritores.

Una vez más el  líder indiscutible de Cuba habló como nos tiene acostumbrados, actualizándonos de la  situación real del orbe, explicándonos aquellos problemas globales que se han manifestado varias veces y de los que todavía no se tiene conciencia del peligro que entrañan, todo eso y más, aparte de sus habituales jaranas y de esa capacidad que tiene para ofrecer una excelente respuesta a todos los insaciables de ese razonamiento tan firme y vital que lleva consigo, nos transmitió en el intercambio.

En sus intervenciones realizó un llamado a  los pueblos del mundo a unirse, cuando dijo: “El mundo debería ser una familia”, convocándonos a  la integración de los países, a compartir recursos como el petróleo, y otras naciones como la cubana  a seguir brindando médicos, cooperación, internacionalismo, pues con la actual situación medioambiental tenemos que darnos cuenta que las personas vivimos en un mismo planeta que representa nuestra casa y por lo tanto hay que preservarla:“¿Por qué no podemos considerar al mundo como la sede de una sola familia humana?”, fue una de las interrogantes al respecto.

Otras de las temáticas abordadas fue sobre la crisis alimentaria provocada entre una de sus causas, por  la compra de millones de hectáreas de tierras del Tercer Mundo y un ejemplo de ello  lo constituye el actual contexto de África, donde cada día  los suelos del Continente Negro están siendo adquiridos  por los racistas de Sudáfrica, según palabras del propio Fidel.

Un Comandante muy recuperado, con ese estilo único de peinar su barba y con esa manera sorprendente de comunicarse con las personas, fue lo que encontramos al observar el extraordinario encuentro con los intelectuales, escenario propicio para que una vez más, se enunciaran los mayores peligros que amenazan a la humanidad y que el mundo debe tener presente, pues como dijera Fidel: “A la humanidad hay que empezar a salvarla ya”. (Glendys Santiesteban Revolta* / Radio Santa Cruz)
* Estudiante de Periodismo