Trump más cerca de reemplazar el Obamacare en EE.UU.

La Habana, 6 may.- El presidente norteamericano, Donald Trump, se encuentra hoy más cerca de cumplir su promesa de derogar y reemplazar el Obamacare tras la aprobación del proyecto republicano de reforma de salud en la Cámara de Representantes, reportó Prensa Latina.

Aunque la normativa deberá pasar ahora el escrutinio del Senado antes de llegar a la mesa del mandatario para su promulgación, la victoria de este jueves en la Cámara baja supuso un respiro para el gobernante tras la derrota sufrida con una versión anterior de la propuesta en marzo pasado.

Gracias al liderazgo de Trump damos la bienvenida al principio del fin del Obamacare, afirmó el vicepresidente Mike Pence luego del resultado en esa instancia legislativa, donde la medida recibió 217 votos a favor y 213 en contra.

Sorteado ese primer escollo, gracias a un esbozo que según analistas se modificó para contentar tanto a los republicanos más conservadores como a algunos moderados, la batalla se traslada ahora al Senado, que también debe avalar la norma, pero probablemente con diversas modificaciones.

Los dirigentes del partido rojo en la Cámara alta han manifestado que esperan avanzar sin prisas para garantizar los 51 votos necesarios, lo cual no debería resultarles difícil al ser la fuerza mayoritaria con 52 escaños, pero que podría complicarse dadas las divisiones internas de la formación.

Según medios locales, los líderes conservadores esperan comenzar las acciones en el pleno después de que la Oficina de Presupuesto del Congreso termine de analizar el impacto y el costo que tendrá la nueva legislación, un estimado por el que no esperaron los republicanos de la Cámara.

Por el momento no está claro cuánto del proyecto que les llegará pasará el filtro del Senado y qué partes sufrirán modificaciones, sobre todo tras las enmiendas agregadas al esbozo en el último momento.

El texto avalado este jueves, que cuenta con el rechazo unánime de los demócratas, eliminaría las multas impositivas para las personas que no tienen seguro de salud y quitaría los impuestos finales a personas de altos ingresos, aseguradoras, compañías farmacéuticas y fabricantes de dispositivos médicos.

La medida establece un sistema de créditos para ayudar a la adquisición de coberturas, permite a las aseguradoras cobrar a los adultos mayores hasta cinco veces más que a los jóvenes, y hace que el programa Medicaid deje de ser un derecho abierto y se establezca en un plan de presupuesto para el cual las personas deben ser aprobadas aunque demuestren sus bajos ingresos.

Al mismo tiempo, permite a los estados prescindir de coberturas obligatorias en la ley actual que incluyen beneficios esenciales como emergencias, hospitalización, salud preventiva, maternidad, tratamiento de adicciones y de enfermedades mentales. (ACN)