Escuela taller prepara jóvenes para conservar patrimonio

Santiago de Cuba, 17 ene. -Próxima a cumplir su décimo aniversario, el 28 de enero, la Escuela Taller Ugo Luisi, de la Oficina del Conservador de la Ciudad, forma hoy a 158 jóvenes que contribuirán a conservar el patrimonio cultural cubano.

Luego de dos años de estudio egresarán en perfiles como albañilería-yesería, carpintería, plomería, herrería-hojalatería
(forja), electricidad, jardinería, pintura mural y arqueología.
   
Graciela Casales, subdirectora de la institución, destacó a la AIN que en ese plantel rige el principio de Aprender haciendo, al combinar la teoría y la práctica desde el segundo semestre del curso inicial, mientras el siguiente se desarrolla a tiempo completo en talleres y obras.
   
Los alumnos con buen desempeño, precisó, continúan en la escuela para vencer otra especialidad, con el fin de formarse como maestros restauradores.
   
Dailín Escobar, quien concluyó albañilería y ahora estudia carpintería, encomió cuánto aprenden en las inversiones, ya que consolidan los conocimientos de las aulas.
    
Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, indican la necesidad de continuar fomentando la conservación del patrimonio cultural, de ahí que los graduados de la Ugo Luisi se suman a la actual fuerza especializada a cargo de tareas y representen su relevo.
 
Son requisitos para acceder al plantel poseer noveno o 12
grado aprobado, residir en la urbe cabecera, no tener vínculo laboral, y vencer la prueba de aptitud.
   
Inaugurado el 28 de enero del 2004, fue fruto de un proyecto de colaboración con una ONG de Italia y lleva el nombre de un escultor de ese país que legó a Cuba varias obras, entre ellas el primer busto de José Martí que tuvo esta ciudad.
   
Las sedes del Coro de Música Áurea y del Orfeón Santiago, el Santuario de El Cobre, la antigua clínica Los Ángeles (hoy Materno Sur), la iglesia Catedral y otros inmuebles tienen las huellas de esos educandos.
   
Actualmente, alumnos y profesores asumen la rehabilitación capital del edificio que ocupó desde 1879 la Farmacia Bottino, para recuperar la unidad que antaño desarrolló la medicina tradicional y homeopática.
   
Ubicada en la calle San Basilio, esquina a Santo Tomás, en el Centro Histórico, fue siglos atrás ejemplo del sistema
farmacéutico en Cuba por la introducción de novedades
científicas y tecnológicas y emplear, por primera vez, una planta para producir energía eléctrica.
 
También apoyan la restauración de la Casa del Estudiante, el Centro de Estudios Antonio Maceo y otras edificaciones de valor, comprometidas para el aniversario 500 de la fundación de la villa, en julio del próximo año.(AIN)