Canciller denuncia desacato de EEUU a voluntad de la ONU

Canciller denuncia desacato de EEUU a voluntad de la ONULa Habana, 25 oct. – El Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla denunció hoy, ante la Asamblea General de la ONU (AGNU), que desde hace 20 años EE.UU. desconoce la voluntad de ese órgano, que mayoritariamente condena el bloqueo de Washington contra la Isla.

Al hablar ante el plenario de la AGNU, el diplomático fue enfático al recordar que desde 1992 y por acuerdo de esa instancia, el tema “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba” fue incluido en los debates y resulta asimismo persistentemente desconocido por el país norteño.
  
Hubiera parecido imposible entonces que, 20 años después, esta Asamblea estaría hoy considerando el mismo asunto, tan estrechamente vinculado al derecho de los pueblos a la autodeterminación, al derecho internacional, a las reglas internacionales del comercio, a las razones por las cuales existe esta organización, dijo.
  
Rememoró que durante las dos décadas transcurridas, la Casa Blanca ha hecho oídos sordos a las apelaciones de jefes de Estado y de delegaciones que se refieren al tema en el Debate General de alto nivel de la Asamblea, y a los pronunciamientos de casi todos los organismos internacionales y agrupaciones de Estados, en particular los de América Latina y el Caribe.
  
Recordó que los objetivos del bloqueo han sido, según el memorando del Gobierno de EE.UU. del seis de abril de 1960 “provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria […], debilitar la vida económica, negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.
  
Definió, como rasgo distintivo del período de Gobierno del Presidente Barack Obama, el refuerzo de la persecución a las transacciones financieras cubanas en todo el mundo, sin respeto a las leyes de terceros países ni a la oposición de sus Gobiernos.
  
El jefe de la diplomacia cubana destacó que la Ínsula continúa sin poder exportar e importar libremente productos y servicios de tipo alguno hacia o desde EE.UU. y tampoco puede utilizar el dólar estadounidense en sus transacciones, incluidos los pagos a la ONU y otros organismos internacionales, entre otras afectaciones.
  
Se refirió al ataque constante de la criminal política de bloqueo contra el sistema de salud cubano.
  
Informó que, a manera de ejemplo, en enero de 2011, Estados Unidos incautó cuatro millones 207 mil dólares del financiamiento del Fondo Mundial de Lucha Contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, para la ejecución de proyectos de cooperación con Cuba destinados a combatir la tuberculosis y el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida.
  
Argumentó que "Cuba hizo el gran cambio en 1959. Al precio de 20 mil vidas, barrió a la dictadura de Batista, el hombre fuerte de los Estados Unidos. Después ha seguido cambiando cada día y debido a su capacidad de renovación es que ha resistido. Otros no resistieron porque no cambiaron y se anquilosaron o se desviaron. Ahora, Cuba cambia y cambiará resueltamente todo lo que deba ser cambiado dentro de la Revolución y del socialismo. Más Revolución y mejor socialismo".
  
Lo que no ha cambiado durante 50 años, Mr. President, es el bloqueo y la política de hostilidad y agresión de Estados Unidos, a pesar de que no han funcionado, ni van a funcionar, añadió.
  
Pero lo que el Gobierno de EE.UU. quiere que cambie, no va a cambiar. El Gobierno de Cuba seguirá siendo “el Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, señaló.
  
Tras fustigar los falaces argumentos que cada año los representantes norteamericanos esgrimen ante ONU para validar el bloqueo, se refirió a la disposición de lucha del pueblo cubano ante tal política y reclamó el apoyo de la comunidad internacional.
  
En nombre de mi pueblo abnegado, generoso, optimista y heroico, y para bien de la comunidad de naciones y del equilibrio del mundo, les solicito apoyar el proyecto de resolución L.4 titulado: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, finalizó.(AIN)