René González víctima de otra injusticia made in USA

René González víctima de otra injusticia made in USAProlongar la permanencia de René González en los Estados Unidos e impedir que regrese a Cuba, su patria, constituye otra artimaña política de la mafia anticubana y una forma hostil del amañado proceso judicial, llevado a cabo por un tribunal miamense en contra de los cinco compatriotas cubanos.

La injusta condición de “libertad supervisada” impuesta a René por el imperialismo yanqui, a través de una jueza de la Florida, pretende sentenciarlo nuevamente, al término de una inmerecida condena de 13 años.

El dictamen indica que González debe permanecer en territorio norteño por un período de tres años, y debe cumplir con normas y condiciones especiales del castigo adicional, tal como lo dispuso la magistrada en su veredicto.

La decisión sin precedentes implica que la vida de René corra un inminente peligro, al exponerlo en manos de grupos de exiliados cubanos, que viven allí.

Es increíble, que mientras esta infamia sucede el gobierno norteamericano proteja y ampare a terroristas como al reconocido elemento Posada Carriles, responsable del sabotaje de un avión cubano de pasajeros sobre Barbados el seis de octubre de 1976, causando la muerte a 73 personas.

Un ejemplo más de la doble moral del imperio es que permita que este sujeto se pasee por las calles de la Florida, celebrando cenas para recaudar fondos en su honor y recibiendo las llaves de la ciudad, apadrinado por la hegemonía yanqui, mientras cinco compatriotas cubanos se consumen en una inmerecida condena, por haber cumplido la honrosa misión de tratar de penetrar a grupos terroristas para descubrir sus planes a tiempo, e informar al gobierno de Cuba.

Si supuestamente el gobierno norteamericano lucha contra el terrorismo, que libere inmediatamente a nuestros Cinco Héroes, cubanos inocentes de causas no cometidas, y permita que René González regrese a Cuba con su familia y se reincorpore a la vida en sociedad.

Mientras, en el mundo se unirán las voces más diversas en reclamo por su excarcelación a través de cartas al señor Obama, matutinos e iniciativas en múltiples escenarios, porque como dijera el Apóstol José Martí: “Se pelea mientras hay por qué, ya que puso la naturaleza la necesidad de justicia en unas almas, y en otras la de desconocerla y ofenderla. Mientras la justicia no está conseguida, se pelea”. (Por Katia Rodríguez Pérez/ Radio Santa Cruz)