Evidencias trinitarias no se tienen en cuenta en juicio contra Posada

Evidencias trinitarias no se tienen en cuenta en juicio contra PosadaPuerto España, 7 feb .- A pesar de las evidencias aportadas por la policía de Trinidad y Tobago a Estados Unidos que enjuicia a Luis Posada Carriles, los cargos reconocidos son por mentir y falsificación de documentos, denunció el diario Newsday.

  Aunque buscado por ataques terroristas contra Cuba, uno contra el consulado de Guyana en Puerto España y las oficinas barbadenses de BWIA en 1976, Posada solo enfrenta cargos de perjurio, fraude migratorio y obstrucción de la justicia, asegura el periódico.

Firmado por Andre Bagoo, ul artículo denuncia el largo historial terrorista de Posada, del cual no se le juzga en este proceso hechos como el hacer estallar un avión de Cubana de Aviación en pleno vuelo en 1976, que costó la vida a 73 personas.

Durante años Cuba y Venezuela ha reclamado porque esos crímenes no queden impunes. De Venezuela, donde fue condenado a nueve años en prisión por cargos de conspirar con los que pusieron la bomba en el avión, Posada escapó sobornando a sus carceleros, siendo prófugo de la justicia venezolana.

Hernan Ricardo Lozano and Freddy Lugo, sicarios a sueldo de Posada, fueron arrestados horas después del atentado contra el avión cubano y confesaron al Vice comisionado de Policía en Puerto España que ellos eran responsables del crimen.

Hay un detalle de sus declaraciones, no publicado por la prensa de la época, refleja el artículo, es que dijeron ser agentes de la CIA y que tenían una lista de objetivos terroristas, muchos relacionados con Trinidad y Tobago.

El informe manuscrito preparado por Ricardo fue desclasificado por el Archivo de Seguridad Nacional de Estados Unidos en 2007. Contiene un reporte sobre las empresas, las embajadas y oficinas que mantenían relaciones con Cuba, suministrando descripciones detalladas de objetivos en Barbados, Colombia, Panamá y Trinidad Tobago.

Bajo el encabezamiento de Trinidad, los objetivos incluían las oficinas de la línea aérea BWIA (ahora Caribbean Airlines) y hasta las marcas, modelos, color y placas de los autos de funcionarios cubanos en esos países.

El primero de septiembre de 1976, antes de las elecciones de ese año, una bomba estalló en el Consulado de Guyana en Puerto España. Ese ataque ocasionó heridas a tres personas.

Unas semanas antes, el 14 de julio de 1976, las oficinas de la BWIA en Bridgetown, Barbados fueron atacadas. Los tres atentados implican a Posada.

El terrorista negó estar vinculado a la bomba del vuelo 455 de Cubana, pero fue delatado por sus empleados luego de ser interrogados por el entonces procurador Dennis Ramdwar en 1976, además de aparecer en los informes desclasificados de la CIA.

El informe del interrogatorio que tuvo lugar en la comisaría de policía de Puerto España también fue desclasificado por el Archivo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El periodista da cuenta con lujo de detalles de las declaraciones de Ricardo y Lugo.

Ricardo declaró al comisionado Ramdwar que él era miembro de la CIA y que fue reclutado en Venezuela entre 1970 y 1971, que fue entrenado en Venezuela y Panamá en contrainteligencia.

También dijo que el grupo "Condor" que se adjudicó responsabilidad, era la fachada de otro grupo llamado el CORU, dirigido por Orlando Bosch.

Sostuvo además que Posada era el jefe de una firma privada conocida como Agencia de Investigaciones Industriales y Comerciales, y que era su jefe.

Ricardo confesó que la bomba puesta en el consulado de Guyana en Puerto España fue colocada por un panameño naturalizado venezolano y otro miembro de una organización vinculado a Posada.

También dijo, según el reporte, que tanto él como Lugo estaban en Barbados cuando las oficinas de la BWIA fueron atacadas la semana anterior.

Posada Carriles negó estar involucrado con el atentado al avión de Cubana, pero documentos desclasificados del FBI lo sitúan en dos reuniones efectuadas en Santo Domingo donde se planeó el acto terrorista contra el avión, cita el texto.

El periodista finaliza el artículo con un resumen de toda la actividad terrorista de Luis Posada Carriles, reportada en documentos desclasificados por Estados Unidos que lo vinculan con el caso Irán-Contras y, de acuerdo a algunos teóricos, lo involucran con el asesinato de John F. Kennedy y la invasión mercenaria de Bahía de Cochinos. (PL)