Sociedad civil de Cuba rechaza provocaciones alentadas por EE.UU.

La Habana, 24 oct.- El rechazo de varios sectores de la sociedad civil en Cuba a las agresiones alentadas y financiadas desde Estados Unidos para subvertir el orden configura hoy el panorama informativo de la nación caribeña.

 

En esta semana, la Federación de Mujeres Cubanas ratificó el apoyo irrestricto a la Revolución y al proyecto libre y soberano que desarrolla, ante intentos desestabilizadores con el apoyo explícito de Washington.

‘Nunca aceptaremos que perturben la tranquilidad de nuestras calles, la seguridad de nuestros hijos, la felicidad de nuestro pueblo laborioso’, señaló en un pronunciamiento el secretariado nacional de la organización femenina.

También trabajadores de empresas, personas en las comunidades y diplomáticos condenaron las intenciones de una marcha convocada para noviembre próximo, orquestada fuera de Cuba a través de operadores políticos internos y cuya realización denegaron aquí por su carácter anticonstitucional e ilegítimo.

La víspera, Juan González, principal asesor para Latinoamérica del presidente estadounidense, Joe Biden, reafirmó el apoyo de la Casa Blanca a intentos de desestabilización en territorio cubano y habló sobre nuevas sanciones a La Habana si no se permitía esa protesta.

El canciller de la nación antillana, Bruno Rodríguez, rechazó las amenazas de Washington y las consideró un acto de injerencia y violación de la Carta de Naciones Unidas.

Anteriormente el ministro de Relaciones Exteriores denunció la estrategia multidimensional de Estados Unidos contra Cuba, que incluye la presión económica, el financiamiento a quienes apoyan su agenda desestabilizadora y el despliegue de una operación político-comunicacional para subvertir el orden.

Mientras la Casa Blanca apuesta por asfixiar al pueblo caribeño con sus medidas coercitivas que implican obstáculos para la obtención de alimentos y medicinas, el Gobierno de la isla prioriza la atención de personas vulnerables e impulsa programas para su beneficio.

Este viernes, el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, llamó a extender a todo el país el proceso de transformación de los barrios, iniciado en esta capital con el objetivo de mejorar las condiciones de vida y la calidad de servicios en las localidades.

De igual forma, en una reunión del Consejo de Ministros el mandatario subrayó que la nación debe buscar soluciones inteligentes a problemas como la inflación o el desabastecimiento, ante un escenario de bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos.

En estos días Cuba vive un proceso de reapertura de instalaciones y servicios debido a la tendencia al control de la Covid-19, en tanto alista condiciones para reabrir fronteras y fomentar el turismo internacional a partir del 15 de noviembre.

(Prensa Latina)