[:es]Santacruceños honran en presente al Camilo del pueblo[:]

[:es]

A él, al hombre de la sonrisa natural enlazada de barba negra le cantan con expresiones sencillas los niños, los jóvenes, el pueblo santacruceño. Camilo Cienfuegos Gorriarán lleva el sombrero enorme lleno de flores. Así anda el Comandante henchido de los aromas victoriosos. Nuevos triunfos se avecinan.

El uniforme del rebelde inquieto lleva dibujado el verde de las algas. Punticos luminosos de salitre relucen en las lustradas botas del Señor de la Vanguardia. El fusil lo lleva empuñado, dispuesto a utilizarlo ante cualquier tormenta que pretenda detenerlo.

Las cananas ceñidas a su cintura reservan las balas convertidas en muertos alzando los brazos para defender a Cuba, la enseña nacional, al enero repetido que los revolucionarios esperan  en el camino, porque es Fidel.

Camilo ya es una ola enorme de compromisos, responsabilidades, pero sin dejar atrás las jaranas y las sanas maldades. Le sigue gustando compartir lo más mínimo. La solidaridad es una compañera entrañable a la que mantiene ocupada.

Sendas estrellas lleva en las hombreras, conferidas por el mar Caribe, el Héroe de Yaguajay. ¿Hacia dónde vas ahora? Nadie lo sabe. Los soldados nunca revelan la misión a cumplir. Sólo te preguntamos entrañable jefe: ¿Vamos bien? La respuesta está en los esfuerzos comunes, las voluntades indetenibles, el sacrificio a toda prueba, en el tesón de los santacruceños que te honran en presente.[:]