Prueban en Cuba vacuna para fortalecer inmunidad innata ante Covid-19

La Habana, 11 abr.- Una vacuna para fortalecer la inmunidad innata y evitar el contagio de enfermedades infecciosas, como la Covid-19, está en la fase final del estudio clínico, anunciaron los desarrolladores del producto.

Este fármaco ha mostrado ser efectivo en personas confirmadas con la enfermedad al evitar el progreso de la afección a estadíos de severidad y gravedad, dijo en el programa radiotelevisivo Mesa Redonda el director de Investigaciones biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), Gerardo Guillén.

Esta vacuna será beneficiosa especialmente para grupos vulnerables como las personas mayores de 60 años de edad, con enfermedades crónicas, comorbilidades y la capacidad de respuesta inmune disminuida, que es precisamente lo que los hace más susceptibles a las infecciones, expresó.

Los resultados del estudio clínico, realizado en el Hospital Militar Luis Díaz Soto de esta capital, demuestran que este producto cubano estimula las moléculas tanto de la superficie de las células del sistema inmune como de la transmisión de señales internas del mismo, que están relacionadas con el fortalecimiento de la inmunidad innata. Pero el CIGB tiene otros proyectos tan importantes como este, los especialistas de la institución trabajan en 16 líneas investigativas contra la Covid-19, desde estudios con el interferon alfa 2b para la aplicación por vía nasal, hasta investigaciones sobre el factor de transferencia para grupos con comorbilidades, subrayó.

Guillén informó que trabajan, además, en vacunas específicas contra el nuevo coronavirus SARS-Cov-2, causante de la Covid-19: cuatro estrategias de vacunas de específicas que ya se prueban en diferentes hospederos (células de mamíferos, levadura y diferentes bacterias).

Esto es muy importante porque como por primera vez se controla una pandemia mediante la aplicación de medidas de aislamiento gran parte de la población quedara susceptible al virus al no tener contacto con él y después de superada la crisis pudieran aparecer nuevos casos positivos, enfatizó.

Destacó que el medicamento CIGB 258 ha resultado importante en el tratamiento a enfermos que han mejorado y prescindido del uso de la ventilación asistida y la entubación.

Es un estudio en curso en el Hospital Militar Luis Díaz Soto y en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, donde se acumula evidencias para poder extender el uso de este medicamento que regula el control del sistema inmune sin inmunodeprimir al paciente, comentó el especialista.

El CIGB está prácticamente en todas las etapas de la lógica de intervención que llevan a cabo las autoridades sanitarias cubanas para enfrentar la pandemia, desde la prevención, el reforzamiento de la respuesta inmune de la población como en el desarrollo de productos para los sospechosos, vacunas, antivirales, productos para los casos positivos y también para quienes están en estadios más severos y críticos de la enfermedad. (Prensa Latina)