Los imposibles no existen para fémina santacruceña

Santa Cruz del Sur, 23 ago.- Mujer de sangre intensa, de empuje inagotable. Fue la obrera agrícola madre de cinco hijos y supo criarlos a base de sacrificio pero con la decencia y la honradez natural que demanda la vida.

Allá en tierras de la finca La Granjita, perteneciente al otrora Complejo Agroindustrial (CAI) Cándido González de la localidad, Mireya Teresa Cuevas Sánchez sembró y cosechó cultivos varios; de igual manera realizaba deshierbes con el inseparable azadón que aún conserva.

Cuando en ese sitio se creó el comedor obrero la lugareña comenzó a cumplir la función de cocinera. Tal nombramiento le resultó inesperado. Una camarada de mayor experiencia le enseñó a utilizar las normas de consumos alimenticios para 70 o más personas. En poco tiempo mucha gente quería probar mi sazón, dijo lanzando larga carcajada.

La jubilación le permitió estar más cerca de los ocho nietos y dos bisnietos. “Verlos crecer felices, expuso, es mi gran bienestar, como lo es también, puntualizó, apoyar incondicionalmente a la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y los Comités de Defensa de la Revolución (CDR)”.

Es la secretaria general de la Delegación Directa Celia Sánchez Manduley integrada por 24 compañeras, la mayoría jóvenes. Todas se ocupan por embellecer los jardines y convertir los patios en terrenos productivos.

“La continuidad está asegurada. Somos, como ha señalado el Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, fuerza Cuba junto a la perenne Presidenta de la FMC Vilma Espín. Para nosotras las cubanas no existen los imposibles”, refirió rotunda Mireya Teresa.