Cumple con teletrabajo farmacéutica de Santa Cruz del Sur

Santa Cruz del Sur, 21 may.- Gisel Hernández Agramonte es una de los cinco santacruceños que realiza la actividad de teletrabajo en su vivienda. A la vez atiende a su hijo Yunior Ariel, que padece de cardiopatía interventricular.

El pequeño cursa el primer grado en la escuela primaria Ignacio Agramonte. Lo ayuda, puntualizó, a realizar las tareas orientadas en las teleclases y agregó satisfecha haberse convertido en tiempos de coronavirus en la maestra del infante.

La entrevistada atiende el Programa Nacional de Medicamentos en la farmacia central del emporio cabecera identificada con el número 693. Hace dos meses desde su morada cumple responsablemente con el quehacer.

Le da seguimiento, explicó, a los medicamentos controlados en tarjetón que requieren consumir más de dos mil pacientes de ocho consultorios del médico y enfermera de la familia, entre los que se encuentran los antihipertensivos como el captopril, enalapril y el clopidrogel, anticoagulantes  y colirios oftalmológicos, entre otros.

La ayuda de su esposo Arlis Nápoles de Armas en las tareas domésticas, dijo, le es fundamental. Su padecimiento de diabetes mellitus le impide en la actual contingencia epidemiológica realizar la labor de cobrador en la organización básica eléctrica (OBE) de la localidad.

El programa informático elaborado por un joven versado en la materia que atiende la vital ocupación en la Empresa Municipal de Farmacia y Óptica, le permite a la lugareña Licenciada en Farmacia ejecutar el profesional cometido con mayor eficiencia.

Disfruta como cualquiera de sus colegas de los derechos y beneficios conforme a lo previsto en el artículo 42 del Código de Trabajo.