Los dientes más poderosos del reino animal (+Fotos)

En el reino animal, un diente no siempre es (solo) un diente. Los hay hasta “metálicos”, y en los animales que menos imaginamos.

Sentir con el diente

El narval tiene solo un diente visible, pero en un lugar prominente. Lo que parece un cuerno es en realidad un colmillo que se enrosca sobre el labio superior del narval macho. Un diente de narval puede crecer hasta tres metros de largo y pesar diez kilogramos y es un órgano sensorial: la ballena puede usarlo para sentir y saborear.

Pequeño pero afilado

Las mandíbulas de las hormigas cortadoras de hoja son tan finas como el cabello humano. Foto: DW.

Las mandíbulas de las hormigas cortadoras de hoja son tan finas como el cabello humano. Sin embargo, se abren camino a través de las hojas con facilidad y eficiencia: utilizan un 60% menos de fuerza para morder que otros animales. ¿Su arma secreta? Dientes metálicos. A lo largo de su mandíbula hay bordes cortantes hechos de átomos de metal, mucho más afilados que los dientes normales.

Como troncos de árboles

El delfín es el mamífero con más dientes. Foto:DW.

El delfín es el mamífero con más dientes. En su hocico caben hasta 252 mordedores. Los delfines tienen los mismos dientes toda su vida. En el interior, se forma un pequeño anillo cada año debido al crecimiento constante. Ellos permiten, como en los árboles, saber exactamente la edad de cada delfín.

Como un revólver cargado

Para asegurarse de tener siempre suficientes, la mandíbula del tiburón provee constantemente dientes de repuesto. Foto: DW.

Como peces depredadores, los tiburones dependen particularmente de sus dientes. Para asegurarse de tener siempre suficientes, la mandíbula del tiburón provee constantemente dientes de repuesto. Varias filas nuevas de dientes de reserva crecen detrás de cada fila de dientes. Si falla un diente, entra uno nuevo, como cartuchos en un revólver cargado.

Gigantes en peligro de extinción

Los enormes caninos de los hipopótamos pueden medir hasta un metro de largo. Foto: DW.

Los hipopótamos tienen las herramientas para morder más grandes entre los animales terrestres: los enormes caninos de los hipopótamos pueden medir hasta un metro de largo. Pueden ser peligrosos para nosotros los humanos, pero sobre todo son la perdición de los propios hipopótamos, a manos de cazadores furtivos en busca de su marfil.

Estómago masticador

Las aves pican su comida en su estómago de fuertes músculos, al que también se conoce como molleja. Foto: DW.

Las aves no tienen dientes, sino un pico desdentado. ¿Por qué? Algunos científicos sospechan que no tener dientes permite que el embrión se desarrolle más rápidamente en el huevo, por lo que las aves pueden nacer pronto. En lugar de usar el pico, las aves pican su comida en su estómago de fuertes músculos, al que también se conoce como molleja.

Como un cierre de velcro

El caracol tiene una lengua cubierta con decenas de miles de estructuras puntiagudas en forma de dientes. Foto:DW.

Cuando un caracol se arrastra sobre una hoja de lechuga, se ve muy suave, pero en la parte inferior del animal hay una lengua cubierta con decenas de miles de estructuras puntiagudas en forma de dientes. La llamada lengua raspadora funciona como un cierre de velcro: al comer, el caracol lo empuja fuera de su boca para rallar su comida y luego transportarla a su garganta.

Suave como madera, pero numerosos y potentes

Hay hasta 20.000 dientes en la lengua de un caracol. Foto: DW.

Hay hasta 20.000 dientes en la lengua de un caracol. Son relativamente suaves, como la madera. Con un frotamiento intensivo, los caracoles aún pueden comer alimentos más duros como las zanahorias. Si escuchamos con atención, notaremos los chasquidos que producen durante este proceso.

(Tomado de DW)