Los desafíos del Caribe ante la Covid-19, según especialistas (+Fotos)

Georgetown, 8 may.- Reducir la curva de propagación del virus, implementar medidas fiscales, monetarias y sociales constituyen parte de los desafíos del Caribe en medio de la pandemia Covid-19, según especialistas del Banco Interamericano de Desarrollo (IDB).

De acuerdo con los analistas, los gobiernos de la región deben entender las consecuencias originadas por la enfermedad Covid-19 para delinear las políticas adecuadas y planificar un camino a seguir por toda la comunidad caribeña.

En su página web, la institución financiera detalla algunos aspectos de como los países del Caribe pueden enfrentar las secuelas económicas del nuevo coronavirus, tras un estudio con base en Las Bahamas, Barbados, Guyana, Jamaica, Suriname y Trinidad y Tobago.

A criterio del IDB, la región enfrenta un nuevo obstáculo que pone fin a tendencias económicas positivas luego de la larga recuperación de la crisis financiera de 2008.

Según el Banco Interamericano, el primer desafío para las naciones caribeña consiste en reducir los contagios por la Covid-19, aunque hoy la región solo registra mil 326 casos positivos, números bajos en términos relativos a su pequeña población.

El segundo problema deriva de los vínculos del Caribe con el resto del mundo, y la profunda disrupción de sectores esenciales como el comercio y el turismo, aunque una alternativa podría surgir desde la construcción de conexiones intrarregionales.

Otras fuentes claves para la región, las inversiones extranjeras directas y las remesas, también están en riesgo debido a las propias crisis económicas de los países de origen primario con mayor interés como Estados Unidos, Reino Unido y Canadá.

Por su parte, los precios del petróleo y el gas natural afectan especialmente a Trinidad y Tobago, y Guyana, país este último con daños también por los costos del oro junto a Surinam.

Como alternativa, los especialistas del IDB califican de esencial la transición digital. Sin embargo, las brechas en el acceso y la alfabetización digitales obstaculizan las oportunidades que ofrece el mundo en línea para la región, durante el periodo de cierres y cuarentenas.

Pese a este escenario, las naciones invierten en el sustento de las pequeñas empresas, junto con aumentos específicos en el gasto social y la búsqueda de financiamiento de menor costo de las instituciones internacionales.