La impronta de Fidel Castro en la cultura cubana es reflejada en Museo Nacional de Artes Decorativas

En 1996, en el marco de la exhibición Tesoros del Arte Japonés, que contó con la presencia del filósofo Daisaku Ikeda, director de la fundación Soka Gakai, Fidel Castro Ruz había recorrido los salones del Museo Nacional de Artes Decorativas, institución que hoy acerca los lazos del Líder Histórico con el patrimonio cultural cubano a través de una exposición, así lo reseñó el director de la entidad, Yosvanis Fornaris.

En una publicación de la revista La Jiribilla, Fornaris hace alusión al recibimiento de Ikeda por parte de una comitiva liderada por el Comandante, para distinguir al creador nipón con la Orden Félix Varela de Primer Grado de la República de Cuba y el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de La Habana.

Tomando como centro las visitas y aportes al desarrollo de la institución realizadas por el Comandante en Jefe, la muestra incluye varias fotografías y un pliego de papel en el que Fidel expresó su admiración, estampó su firma y manifestó los deseos de regresar, así como el catálogo de la exposición que motivó la visita, la cual marcó la historia del museo, informó Prensa Latina.

Asimismo, el texto expresa: «Sirva pues esta exhibición como un sencillo homenaje a la visita del Comandante en Jefe (13 de agosto de 1926–25 de noviembre de 2016) a nuestro museo y, además, como una celebración de su natalicio por adelantado».

Importantes exposiciones transitorias y permanentes, así como programas de docencia y proyectos de gestión comunicacional, han plasmado su arte en los salones del Museo Nacional de Artes Decorativas, fundado el 24 de julio de 1964.  Asimismo, la entidad promotora del vínculo con creadores, resguarda piezas patrimoniales y objetos que marcaron la vida de la burguesía cubana, la cual coleccionó importantes obras del arte universal.

(Tomado de Granma)