Exjuez Baltasar Garzón denuncia persecución política contra Assange

Londres, 11 dic.- El exmagistrado español Baltasar Garzón afirmó que la decisión de la justicia británica de dar luz verde a la extradición de Julian Assange a Estados Unidos consuma la persecución política contra el fundador de WikiLeaks.

Garzón, quien se encarga de coordinar al equipo internacional de abogados que defienden al periodista australiano, dijo en un comunicado emitido por su bufete que el veredicto anunciado este viernes por la Alta Corte de Londres pone en riesgo evidente la vida de su cliente.

Agotaremos todos los recursos nacionales e internacionales para defender a quien no ha cometido delito alguno y ha resistido heroicamente y con coraje durante más de 11 años la persecución por defender la libertad de expresión y acceso a la información, aseveró el conocido letrado.

En una decisión que fue calificada como un “aborto de la justicia” por su comañera sentimental Stella Moris, los dos jueces del tribunal superior londinense dieron a lugar la apelación de los fiscales norteamericanos contra un fallo anterior que rechazó la extradición de Assange a Estados Unidos.

El abogado español confirmó a su vez que la defensa del fundador de WikiLeaks apelará ese veredicto ante la Corte Suprema del Reino Unido.

Estados Unidos quiere juzgar a Assange por publicar en WikiLeaks archivos donde se exponen crímenes de guerra cometidos por militares norteamericanos en Iraq y Afganistán, y miles de cables con secretos de la diplomacia de esa nación.

En enero pasado, una jueza de primera instancia se opuso a la extradición porque expertos en psiquiatría citados por la defensa aseguraron que el ciberactivista de 50 años podría suicidarse en una cárcel estadounidense.

Los fiscales norteamericanos impugnaron el rechazo a la extradición y en una vista de apelación celebrada en octubre pasado dieron garantías a la Alta Corte de que Assange no será sometido a un régimen carcelario extremo de ser juzgado y condenado en Estados Unidos, algo en lo que no creen los defensores del periodista.

El fundador de WikiLeaks está encarcelado desde que el gobierno ecuatoriano lo entregó a las autoridades británicas en abril de 2019 y fue sentenciado a 50 semanas de cárcel por violar una fianza impuesta en 2012, cuando decidió asilarse en la embajada del país sudamericano en Londres por temor a ser extraditado.

Aunque Assange cumplió la condena en su totalidad, y no ha sido acusado de ningún otro delito en el Reino Unido, los jueces británicos decidieron que debe permanecer en prisión hasta que concluya un proceso que, de acuerdo con expertos, podría tomar varios años más.

(Prensa Latina)