Exigen a Alta Comisionada de la ONU condenar sanciones contra Venezuela

Caracas, 12 mar.- La Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (Fundalatin) exigió a la Alta Comisionada de la ONU Michelle Bachelet, incluir la condena de las medidas coercitivas en su informe sobre Venezuela.

En un mensaje divulgado en la red social Twitter, la organización -con estatus consultivo en el Consejo Económico y Social de la ONU- lamentó que la alta funcionaria “ignore de forma tan abierta el impacto devastador de las ilegales sanciones” de Estados Unidos contra la nación sudamericana.

Fundalatin asevera que el dictamen presentado este jueves por Bachelet desconoce los obstáculos impuestos por las acciones punitivas a la capacidad del país para adquirir medicinas, alimentos, maquinarias y bienes necesarios para garantizar el funcionamiento de los servicios públicos.

La institución denuncia además el caso omiso a la postura de instituciones financieras de Estados Unidos, el Reino Unido y Portugal por mantener retenidos más de seis mil millones de dólares pertenecientes a Venezuela, lo cual impide la adquisición de medicamentos y vacunas.

“Está suficientemente demostrado que a través de la manipulación del sistema bancario internacional y la retención ilegal de recursos, se esté privando al pueblo de Venezuela de medios esenciales para su subsistencia”, asevera la organización de derechos humanos.

El Gobierno venezolano calificó este jueves de desacertadas las declaraciones de la alta comisionada de la ONU Michelle Bachelet durante la 46 sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos.

En un comunicado difundido por la Cancillería, el Estado bolivariano lamenta el “desbalanceado reporte emitido por mandato de una politizada resolución (…) promovida por Estados Unidos a través del autodenominado Grupo de Lima”.

De acuerdo con las autoridades de Caracas, esta postura constituye una violación de las normas y principios que rigen el tratamiento de los asuntos de derechos humanos.

El Ejecutivo bolivariano considera preocupante que la alta comisionada ceda ante la presión de actores anti venezolanos y realice afirmaciones sesgadas y alejadas de la verdad, al hacerse eco de campañas mediáticas y presentar especulaciones ideologizadas como hechos.

Esto, a pesar de la presencia de la Oficina en Venezuela y de los fluidos mecanismos de diálogo existentes con el Estado venezolano, derivados de la Carta de Entendimiento sobre asistencia técnica y cooperación renovada recientemente, señala el comunicado.

Ante este escenario, el Gobierno venezolano informó que someterá a revisión la relación con la oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, con el fin de garantizar el estricto apego a los principios de objetividad, imparcialidad y no injerencia en los asuntos internos. (PL)