[:es]El mayor huracán de fortaleza popular en Santa Cruz del Sur [:]

[:es]

Los combativos Comités de Defensa de la Revolución (CDR), simiente primordial del proceso socialista del archipiélago en los barrios, es fortaleza popular en territorio santacruceño, como lo es, de igual manera, del Cabo de San Antonio a la Punta de Maisí.

Esta masiva organización compuesta por una membresía joven y experimentada permanece lista para la batalla sin reposo contra las cosas mal hechas, impidiéndole a los pícaros hacer de las suyas a costa de los bienes estatales.

Vuelven los cederistas a apoyar el proceso de nominación de candidatos a las asambleas municipales del Poder Popular. El mérito, la capacidad, la lealtad de los elegidos incrementa el respaldo al sistema socialista.

También los CDR se han volcado a la higienización y al saneamiento en las cuadras luego de los estragos ocasionados por el huracán bautizado Irma. “Nosotros tenemos la fortaleza concentrada  en la unidad, eso no lo consigue ningún ciclón”, expuso Reynaldo Márquez Báez, presidente del Comité número nueve de la Zona seis.

“Mi primer deber es estudiar”, recalcó Enis María Cañamero Barbán, alumna de primer año de Contabilidad en el Instituto Politécnico Raúl  Rodríguez Moreno. Luego añadió: “También tengo compromisos en mi CDR, por ejemplo en la vigilancia revolucionaria, la recogida de materias primas, la eliminación de microvertederos, entre otras”.

El jubilado del sector de la agricultura Reynaldo Castillo Herrera le da mucha importancia a la labor político–ideológica en la base: “Sobre todo con los jóvenes. Ellos son un Fidel donde quiera que se encuentran”.

Gladis Anaya Figueredo es derroche de cordialidad hacia los vecinos. “Todos nos llevamos como familia, es la mejor manera de convivir”. En cuanto a los preparativos de la caldosa para festejar el aniversario 57 de los CDR, la entusiasta ama de casa aportará varias viandas.”Incluso daré algunas libritas de carne de cerdo”.

Los Comités de Defensa de la Revolución, aquí, salvaguardan la naturaleza de su quehacer. De tesón es la trinchera creada, construida por la cuantiosa membresía que a la histórica estructura se debe.

 [:]