Cinco secretos sobre los árboles, los entes más sabios de la naturaleza (+ Fotos)

Los árboles llevan habitando este planeta hace más de 300 millones de años, su presencia transformó la Tierra en un paraíso verde que ayudó a propiciar las condiciones idóneas para la vida. Constantemente escuchamos sobre lo importantes que son estos entes arbóreos, no obstante, corremos el riesgo de caer en el desinterés.

Quizá si comprendemos mejor los pequeños grandes detalles sobre la vida de los árboles, seamos capaces de entender su verdadera importancia. Déjate sorprender por estos cinco secretos que no sabías que hacen los árboles y que cambiarán tu perspectiva sobre ellos para siempre.

1. Existen más de 60 mil especies de árboles

60 065 especies de árboles actualmente conocidas. Foto: Ecoosfera

Hacer un recuento de todas las especies arbóreas que habitan el planeta no es una tarea sencilla, pero en abril de 2017 se publicó la primera base de datos global de especies de árboles y su distribución entre los países. La investigación concluyo que en total hay 60 065 especies de árboles actualmente conocidas por la ciencia.

2. Más de la mitad de todas las especies habitan sólo en un país

Brasil, Colombia e Indonesia tienen la mayor cantidad de especies de árboles entre sus territorios. Foto: Ecoosfera

Casi el 58% de todas las especies categorizadas por la misma investigación, habitan en un solo país. Brasil, Colombia e Indonesia tienen la mayor cantidad de especies de árboles entre sus territorios. Constantemente escuchamos sobre la importancia de preservar la Amazonía y la razón es justamente que en ella habitan una cantidad enorme de árboles que podrían perderse para siempre de la faz de la Tierra.

3. Tienen una red subterránea secreta

Las raíces de los árboles se entretejen entre sí, con los hongos y los microorganismos, para dar vida a la red de comunicación más pura que existe. Foto: Ecoosfera

En lo subterráneo se esconde uno de los misterios más brillantes de la naturaleza, una forma intrincada de generar unión: la Wood Wide Web. Esta es una mágica red subterránea que conecta la gentil sabiduría de los árboles, el mundo fúngico y los microorganismos del bosque. En conjunto labran la tierra intercambiando nutrientes y minerales para volverla un lugar seguro para emerger vida de ella.

La Wood Wide Web se extiende por debajo de donde el hombre es capaz de ver. Las raíces de los árboles se entretejen entre sí, con los hongos y los microorganismos, para dar vida a la red de comunicación más pura que existe. A través de esta, los árboles se comunican entre sí y actúan como un mismo ente gigante con distintos agentes.

4. Viven en sociedad

Los árboles cuidan unos de otros y viven en total armonía con su medio ambiente. Foto: Ecoosfera

La vista humana es limitada, nos permite mirar solamente lo aparente. Únicamente los más curiosos y aquellos que han decidido tirar la venda de sus ojos para mirar desde la curiosidad y no desde los ojos, son capaces de percibir lo realmente importante. Así sucedió con Peter Wohlleben, un silvicultor y guardabosques que descubrió que los árboles son seres socialmente elevados y viven en sociedad.

Los árboles cuidan unos de otros y viven en total armonía con su medio ambiente. Se ha comprobado incluso que son capaces de alimentar a sus semejantes enfermos para ayudarlos a sanar. Además, pueden mantener con vida los tocones, los pequeños muñones que dejan los taladores, a través de la Wood Wide Web.

5. Son tímidos

La timidez consiste en que los árboles evitan tocarse entre sí, limitando el crecimiento de sus ramas justo en la copa. Foto: Ecoosfera

Su vida en sociedad guarda los secretos más inefables sobre los árboles, entre ellos está la timidez. La timidez consiste en que los árboles evitan tocarse entre sí, limitando el crecimiento de sus ramas justo en la copa. El resultado es que sus copas parecen serpentearse entre sí, semejando ríos en el cielo.

Todos sabemos que la luz del Sol es la fuente de vida más importante en el planeta, todos necesitamos de ella. Pero especialmente los árboles se alimentan de la luz para producir su alimento. Así que, en un acto de cooperación y unión botánica, estos limitan sus crecimientos en las copas para que todos los miembros de la comunidad arbórea obtengan la luz suficiente en sus raíces.

En video, ¿Cómo funcionan los árboles?

(Cubadebate, tomado de Ecoosfera)