Banco Nacional de Dosis promueve seguridad radioactiva en Cuba

La Habana, 17 dic.- El desarrollo y perfeccionamiento en Cuba del Banco Nacional de Dosis (BND) permite disponer, por primera vez en el país, de información actualizada sobre los historiales dosimétricos de los trabajadores ocupacionalmente expuestos de las instalaciones radiactivas.

Su actualización incluyó reportes y herramientas estadísticas para potenciar el valor que la información dosimétrica puede tener en la supervisión de la seguridad, explicaron hoy en exclusiva a la ACN expertos del Centro de Protección e Higiene de las Radiaciones (CPHR), su principal ejecutor.

Indicaron que el BND contribuye a la identificación de la pertinencia y efectividad de los programas de protección y seguridad radiológica, implementados en las prácticas, y ayuda a su optimización.

Anunciaron que a partir de 2016 se empezará a garantizar su funcionamiento de manera rutinaria, como un servicio científico-técnico estatal con que contará la infraestructura para la seguridad radiológica de la nación.

El BND dispone ya de información histórica de los últimos 15 años de vigilancia radiológica individual (VRI,) en dos mil 140 entidades usuarias y 21 mil 300 trabajadores.

En términos de datos dosimétricos primarios registra un millón 074 mil 005 mediciones generadas por siete servicios de (VRI) l (dosimetría externa e interna), después de trabajar en la recuperación y armonización de la información disponible.

Por tratarse de un nuevo producto y tecnología, que genera conocimiento sobre los resultados de la VRI en Cuba, la creación del referido banco ha sido tomado como referencia por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) para el desarrollo de un prototipo destinado a América Latina, según las mismas fuentes.

Las Normas Básicas de Seguridad del OIEA establecen que los registros de las dosis ocupacionales individuales de los trabajadores se conserven, y estén disponibles para las autoridades competentes y las personas.

Este requisito se ha adoptado en la legislación cubana y es la base regulatoria de la creación del BND.

La vigilancia radiológica personalizada empezó a implementarse en Cuba en la década del 80 y en la actualidad abarca a todo el personal ocupacionalmente expuesto a las radiaciones ionizantes del país. (ACN)