Aseguran que suero producido en Costa Rica inhibe potencia SARS-CoV-2

San José, 29 jul.- Las dos formulaciones de anticuerpos equinos preparadas en el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR), son capaces de inhibir la efectividad del SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, revelaron aquí sus productores.

 

‘Los resultados demuestran claramente que los caballos produjeron una gran cantidad de anticuerpos que bloquean la entrada del virus en las células humanas, lo que indica que el medicamento puede ser muy eficiente y que la cantidad que se va a requerir para tratar a los pacientes sería relativamente baja’, afirmó el investigador del ICP-UCR, Alberto Alape.

En la conferencia de prensa diaria en Casa Presidencial sobre la pandemia, Alape señaló que esos sueros, producidos a partir de plasma de los caballos hiperinmunizados con proteínas virales, superaron exitosamente las pruebas realizadas en la Universidad George Mason, en Estados Unidos.

Adelantó que en estos momentos, un grupo de profesionales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y de la escuela de Medicina de la UCR está preparando el protocolo a utilizar para el uso clínico del nuevo fármaco.

Dicho protocolo será presentado para su evaluación y eventual aprobación al Comité Ético Científico central de la CCSS, y una vez que el protocolo esté aprobado por las partes ya se podría poner en práctica, algo que calculan puede tardar unos cinco meses.

Alape explicó que específicamente evaluarán la capacidad del tratamiento para ayudar a los pacientes a eliminar el virus de los tejidos, mediante una prueba cuantitativa que se realizará en el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) del Ministerio de Salud.

También, añadió, determinarán la respuesta de citoquinas proinflamatorias en los pacientes que reciben el tratamiento mediante pruebas especializadas que se realizarán en la Facultad de Microbiología de la UCR.

Por su parte, el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya, resaltó que ‘es la primera vez en la historia de la Caja que se inicia con una investigación clínica intervencional de una terapia investigada, desarrollada y producida en Costa Rica, con una colaboración de la CCSS, la UCR y la Universidad George Mason. Esto, en medio de una pandemia’.

Sostuvo que la confirmación por parte del Centro Nacional para Biodefensa y Enfermedades Infecciosas (de la Universidad George Mason) evidencia la capacidad humana y técnica de la UCR y del país.

‘Costa Rica, basado en sus propias habilidades, conocimientos acumulados y tecnología instalada, da un paso fundamental en la lucha contra la Covid-19’, subrayó. (Prensa Latina)