Nicaragua: candidatura de Ortega crea controversia en oposición

Nicaragua: candidatura de Ortega crea controversia en oposiciónManagua, 22 oct .- La aspiración del Frente Sandinista de llevar al presidente Daniel Ortega como candidato a la reelección en los comicios de 2011 crea controversia en sectores de la oposición nicaragüense.

Para algunos comentaristas políticos tal parece que la oposición, en su mayoría liberal, carece de una programa político que represente una alternativa para los nicaragüenses que en cierta medida encuentran en el programa del gobierno sandinista un paliativo a la mayoría de sus necesidades, según declaró el historiador Aldo Díaz Lacayo.

Lacayo no se equivocó en sus declaraciones a Prensa latina cuando predijo el inicio de una violenta campaña mediática contra la decisión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que permitirá a los nicaragüenses reelegir a un candidato a la presidencia o a las alcaldías municipales.

La víspera, los principales dirigentes opositores y del sector privado decidieron hacer campaña para obligar la vuelta atras de un fallo que según opiniones es irreversible.

Los empresarios privados aunarán esfuerzos con los sectores políticos de oposición contra el dictamen en momentos que tratan de evitar sean aprobadas importantes leyes como la Reforma Tributaria y la propuesta de Presupuesto de la República para 2010.

Connotados opositores como el ex presidente Arnoldo Alemán y el diputado Eduardo Montealegre, entre otros, se juntaron con el presidente de la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua (AMCHAM), Roger Arteaga, y el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Adán Aguerrí, para protestar contra el fallo.

Tras varias horas de reunión en un céntrico hotel capitalino tomaron la decisión de paralizar toda función en la Asamblea Nacional para golpear económicamente a la administración Ortega, no aprobando ninguna ley, préstamo internacional, la reforma tributaria y el Presupuesto Nacional del 2010, según comenta el Informe Pastran.

Tal medida puede tener efectos contraproducentes, pues al final el daño que logren causar repercutirá en el pueblo nicaragüense y pudiera incrementar la popularidad del gobernante sandinista, opinan observadores.

Lo que si parece evidente es que todo intento opositor para que se revoque el fallo de la corte resultará infructuoso.

El vicepresidente del alto tribunal de justicia, Rafael Solís, fue enfático el lunes cuando sostuvo que la sentencia de la sala constitucional "está firme y ya quedó como cosa juzgada".(PL)