Intransigencia de Colombia frena clima de confianza en UNASUR

Intransigencia de Colombia frena clima de confianza en UNASUR Quito, 17 sep.- La negativa de Colombia a revelar detalles del acuerdo con Estados Unidos para utilizar bases militares en su territorio mantiene hoy frenados los esfuerzos de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) por crear un clima de paz en la región.

"Lamentamos la intransigencia de Colombia que no quiere transparentar el convenio sobre las bases militares", declaró a la prensa el canciller boliviano, David Choquehuanca, al concluir anoche la reunión de Cancilleres y ministros de Defensa del bloque regional en un hotel de esta capital.

La expresión del jefe de la diplomacia boliviana reflejaba el ánimo de 11 de los 12 países participantes del encuentro acordado por sus mandatarios en la Cumbre de Bariloche, Argentina, el 28 de agosto pasado, donde tampoco se pudo avanzar en el tema por la posición del gobierno de Bogotá.

Sin embargo, el canciller de Ecuador, Fander Falconí, cuyo país ostenta desde el 10 de agosto la presidencia pro témpore de UNASUR, fue enfático en negar el fracaso de la cita e insistió en que el tema es difícil y requiere un proceso negociador para poder finalmente lograr garantías de una paz efectiva.

Aunque admitió Falconí al resumir los resultados del debate ante la prensa, por mandato de todos los participantes, que "el detonante de esta reunión es la preocupación legítima que existe en la región sobre el convenio de carácter militar entre Colombia y Estados Unidos".

Con el interés de facilitar el consenso, Ecuador preparó un documento de medidas para restablecer la confianza mutua y las garantías de seguridad exigidas en Bariloche por los Jefes de Estado y Gobierno, el cual fue examinado previamente el pasado lunes por el Consejo de Delegados.

Del conjunto de medidas, los Cancilleres y ministros de Defensa aprobaron, aproximadamente, un 70 por ciento de propuestas, pero quedó nuevamente pendiente el punto central, al pedir los representantes de Colombia "mayor tiempo para realizar consultas" y reclamar "garantías para todos".

Luego de unas ocho horas de reunión, Falconí explicó también que si bien Colombia aceptó inicialmente la tesis de la no extraterritorialidad en materia de defensa y seguridad, el debate se estancó al intentar establecer garantías formales de que esa nación no ejercerá operaciones armadas en países vecinos.

Por otra parte, tanto Falconí como el ministro de Defensa de Ecuador, Javier Ponce, insistieron en valorar de importante logro el consenso logrado para compartir informaciones sobre armamento, presupuestos, gastos, efectivos y maniobras militares en las fronteras.

Un segundo logro importante de la reunión fue la aceptación por 11 países de la propuesta de notificación de todos los acuerdos regionales y extraregionales, tema en el cual Colombia pidió tiempo para consultas.

"La confianza arranca por la transparencia, ha habido resistencia de Colombia de entregar los acuerdos para instalar bases militares; el resto de los países hemos estado de acuerdo en proporcionar toda la información a UNASUR", manifestó el vicepresidente y ministro de Defensa de Venezuela, Ramón Carrizález

El encuentro de Quito puso en evidencia el aislamiento de Colombia en un contexto donde los países suramericanos avanzan en la búsqueda de medidas comunes capaces de lograr la región de paz que requieren los pueblos para su desarrollo, pero que no podrá lograrse hasta eliminar las actuales amenazas.

La historia americana demuestra que, con una presencia militar de Estados Unidos en el área lista para intervenir en cualquier país, el derecho de los gobiernos a preparar debidamente la defensa de su soberanía obliga a invertir en gastos de armamentos por encima de la voluntad de sus dignatarios.

El tema continúa pospuesto, esta vez para un nuevo encuentro en fecha posterior a la Asamblea General de Naciones Unidas, pero la presión sobre Colombia de parte del resto de los miembros de UNASUR y la comunidad internacional también aumenta en busca de las necesarias garantías de paz. (PL)