Miles de indígenas colombianos reclaman derechos ancestrales

Miles de indígenas colombianos reclaman derechos ancestralesBogotá, 21 oct .- Miles de indígenas colombianos inician hoy una marcha hacia la ciudad de Cali para reclamar al gobierno la entrega de tierras y el cese de los atropellos contra esas comunidades.

La víspera más de 112 mil aborígenes se concentraron en la localidad de Piédamo, en el departamento de Cauca, para desde allí marchar pacíficamente hasta la capital del departamento de Valle del Cauca, la tercera ciudad más importante del país.

El secretario general de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Luis Fernando Arias, informó a la prensa que esperan llegar a Cali el 28 de octubre.

Asimismo dejó abierta la posibilidad de que marchen también hasta Bogotá, en caso de que en Cali no puedan reunirse con el presidente Alvaro Uribe para exponerle directamente sus reclamos.

Además de la devolución de territorios que consideran ancestrales, plantean la derogación de leyes aplicadas en el sector agrícola y forestal que los perjudican, y el cese de atropellos y asesinatos a miembros de esas comunidades.

Las acciones de protesta de los indígenas comenzaron el pasado 11 de octubre en recordación luctuosa por el aniversario 516 de la llegada de los colonizadores a América.

Pero la semana pasada desembocaron en violentos enfrentamientos con fuerzas policiales en los departamentos de Cauca, Risaralda y Valle del Cauca, cuando los manifestantes bloquearon varias carreteras.

Los choques dejaron un saldo de tres muertos y medio centenar de heridos, según informaron dirigentes de la ONIC.

El gobierno, por su parte, acusó a los manifestantes de haber actuado con extrema violencia y bajo la influencia de la guerrilla, lo que fue rechazado por los participantes en las protestas.

El fin de semana último se logró una especie de tregua durante la cual se reunieron con representantes de esas comunidades varios ministros del gobierno de Uribe, pero sin llegar a un acuerdo definitivo.

De ahí la decisión de reiniciar las protestas.

La víspera, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, dijo que la fuerza pública garantizará la seguridad de los manifestantes, pero que no se permitirán acciones violentas.

Los dirigentes de la ONIC, por su parte, han responsabilizado a la policía de los enfrentamientos de días anteriores y aseguran que ante la violencia de los uniformados los indígenas no tuvieron otra opción que defenderse.

Las movilizaciones indígenas han sido respaldas por las principales centrales sindicales del país, organizaciones sociales y el Polo Democrático Alternativo, principal fuerza de oposición.(PL)