Programas sociales guatemaltecos realzados por visita de Lula

Guatemala, 3 jun .- La presencia en Guatemala del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, destapó una divulgación que hoy se antoja inusual sobre los programas gubernamentales de la llamada Cohesión Social.

Sus componentes no son exclusivos de este país en su afán de combatir la pobreza, incluso las autoridades admiten que tienen como modelo los instaurados por Lula hace casi una década y de quien han tenido apoyo.

Varias modalidades lo integran, pero la visita del mandatario brasileño dio realce a dos de ellos: Escuelas Abiertas y Comedores Solidarios.

Porque el huésped estuvo en sendos centros de cada uno de ellos, donde emocionado, alegre y demostrando una vez más su carisma elogió ese intento por cambiar las cosas en Latinoamérica a favor de los desposeídos.

El primero de ellos pretende incorporar a niños y jóvenes a la práctica de deportes y manifestaciones artísticas para alejarlos de la tentación de delinquir, lógica por sus condiciones de vida en localidades permeadas por las maras o pandillas.

A los comedores solidarios acuden diariamente cientos de personas que pagan un precio casi simbólico por un menú sano, balanceado y acorde a lo acostumbrado en la cultura culinaria centroamericana.

De acuerdo con especialistas en proyectos como estos, el de las escuelas pretende fomentar la no violencia y la enseñanza integral, abrir espacios para la readaptación de jóvenes y niños y brindarles herramientas para ser autosuficientes en la vida.

Es una estrategia dirigida al rescate de los ciudadanos, principalmente en las edades más tempranas, cuyas condiciones son de pobreza -hasta de extrema-, y para procurar el acceso gratuito a la salud y educación.

En Guatemala integran esa red, además, los programas denominados Mi Familia Progresa y Bolsa Solidaria.

Del de los comedores poco más hay que agregar, su nombre lo dice todo, pero del de Escuelas Abiertas, originado en Brasil en 2000, puede añadirse que es una carta con la cual el gobierno apuesta al desarrollo del capital humano.

Este fue aplicado en los departamentos de Guatemala, Sacatepéquez y Escuintla, mas para mediados de este año se prevé funcionen a nivel nacional 57 establecimientos de su tipo en beneficio de 60 mil niños y adolescentes.(PL)