Por primera vez se escucha en Cuba el milenario tambor japonés

Por primera vez se escucha en Cuba el milenario tambor japonésLa Habana, 15 oct.- El "wadaiko" (tambor japonés) retumbó en Cuba por primera vez, gracias al maestro Eitetsu Hayashi, cuyo arte salvó a este milenario instrumento de ser una pieza museable.

El genial intérprete regaló a la prensa acreditada un adelanto de lo que será su concierto de hoy, en el capitalino teatro Mella, una combinación espectacular de virtuosismo y destreza física.

Acompañado de los cuatro integrantes del grupo "Fu-Uh", Hayashi lideró una impresionante sinfonía con el histrionismo del "kabuki" (teatro japonés), gritos cortos e incesante aporrear de cueros.

Hasta esta tierra de reconocidos percusionistas vino, a propósito de los 400 años de la llegada del primer samurai japonés a Cuba, Hasekura Tsunenaga, motivo de festejo entre ambos países.

A sus 62 años de edad, Hayashi exhibe un físico de atleta, el necesario para mantener el ritmo de un espectáculo de casi hora y media de repiques, mucha energía y sincronización, como un arte marcial.

"Aprendemos los movimientos y sonidos de oído, aunque he tratado de insertar el wakaido en el jazz y la música sinfónica, porque si queda solo para la música tradicional, acabará siendo un objeto museable", explicó el maestro.

Reconoció que no todos ven con buenos ojos su eclecticismo, pero la mayoría aprueba esta modernización de tan milenario sonido, cuya nueva dirección promete un buen futuro para el tambor japonés.

Cuba, tierra de bongoseros, paileros, tumbadores y percusionistas de marca mayor, representa un interesante enigma para Hayashi, que espera dialogar más con artistas locales en futuras visitas.

Por lo pronto, cuando concluya su actuación en Cuba, proseguirá su gira internacional por Estados Unidos, donde aprovecha el "boom" del wakadi para impartir lecciones en circuitos universitarios. (Texto y foto: PL)